Rajoy y Feijóo se encontraron en la presentación del libro de memorias del exministro de Sanidad y exconselleiro, José Manuel Romay Beccaría.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha aprovechado la presentación del libro de memorias del exministro de Sanidad y exconselleiro, José Manuel Romay Beccaría, para reivindicar la figura de la «estirpe de servidores públicos» que, a su juicio, representó el también expresidente del Consejo de Estado.

«Pertenecía a esa estirpe de servidores públicos de los que hoy no andamos precisamente sobrados», ha lamentado Rajoy, quien ha reivindicado también el papel de Romay Beccaría en el PP. «Cuidó a su partido, ojalá todos entendiesen el partido como lo hacía Romay», ha sentenciado.

Mientras, el presidente del PPdeG y titular del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha criticado «los ataques» a la memoria democrática de quienes «quieren establecer un monopolio de la verdad y la virtud».

Tras esto, Feijóo reivindicaba que «nunca tan necesaria como en estos tiempos de pandemia, políticos íntegros, próximos, formados». Una desafortunada frase, ya que la integridad de Rajoy era puesta más que en duda esta semana a través de un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional.

Rajoy, que en la época investigada, 2013 y 2014, era jefe del Ejecutivo y líder del PP, no quiere verse involucrado pese a que su nombre ha salido ya. Este miércoles se conocía un informe de Asuntos Internos que apuntaba a la posibilidad de que Rajoy tuviera “conocimiento” del entramado parapolicial para arrebatar al extesorero del PP Luis Bárcenas documentos comprometedores de la financiación del partido y evitar así que llegaran a la Audiencia Nacional.

Más de 53.000 euros de los fondos reservados se destinaron a pagar esta vigilancia y hasta 71 agentes trabajaron en esta red parapolicial, según los investigadores. El informe se hace eco de grabaciones incautadas al comisario jubilado José Villarejo, cabecilla de la trama de corrupción policial y en prisión desde 2017.

Recordemos que Rajoy ya fue apartado de la presidencia del Gobierno por la corrupción de su partido. A raíz de la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó al PP en el caso Gürtel. Quizá, y solo quizá, la palabra «integridad» le queda grande al expresidente.

Publicidad