Fiestas ‘rave’ y religión: ¿son realmente tan diferentes?