file-20190718-116590-mvbd87[1]

Un sanitario toma la temperatura a un niño en la localidad de Mpondwe, en la frontera entre Uganda y la República Democrática del Congo. WHO

Deja un comentario