JP Morgan, por ejemplo, movió más de 1.000 millones de dólares sin saber quién era su dueño y más tarde descubrió que se trataba de uno de los diez delincuentes más buscados por el FBI.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Este domingo, periodistas BuzzFeed News han revelado que bancos como JPMorgan Chase, HSBC, Standard Chartered, Deutsche Bank y BNY Mellon han llevado a cabo operaciones sospechosas por un valor de 2 billones de dólares entre 1999 y 2017.

Los reporteros han denunciado el blanqueo de billones de dólares que facilita «el trabajo de terroristas, cleptócratas y capos del narcotráfico» y señalan que la filtración «ofrece una visión sin precedentes de la corrupción financiera mundial, con los bancos haciéndola posible y las agencias gubernamentales viendo cómo florece».

El medio analizó los llamados Archivos FinCEN, documentos secretos del Gobierno estadounidense que comprenden miles de «reportes sobre actividades sospechosas» y otros papeles proporcionados por los bancos a la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de EE.UU. (FinCEN) y los compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), quien tras su propia investigación, llegaron a conclusiones similares.

Según el informe, los bancos citados anteriormente siguieron moviendo dinero de los sospechosos criminales incluso después de ser procesados o multados.

La documentación filtrada apunta, por ejemplo, a que JP Morgan movió más de 1.000 millones de dólares a través de Londres sin saber quién era su dueño y más tarde descubrió que se trataba de uno de los diez delincuentes más buscados por el FBI.

La sucursal de HSBC en Hong Kong supuestamente permitió mover 15 millones de dólares de un esquema Ponzi, WCM777, que según las autoridades, robó al menos 80 millones de dólares de inversores que en su mayoría eran migrantes latinos o asiáticos. 

Por su parte, Standard Chartered contaba entre sus clientes con la empresa Al Zarooni Exchange que fue acusada del blanqueo de dinero de los talibanes.

La documentación también demuestra como uno de los aliados de Vladimir Putin utilizó una cuenta de Barclays Bank en Londres para saltarse las sanciones internacionales y comprar obras de arte.

Asimismo, se menciona a Citibank, Bank of America y American Express, que supuestamente procesaron «millones de dólares en transacciones» para la familia del alcalde kazajo Víktor Jrapunov incluso después de que Interpol emitiera la alerta roja para su arresto.

Según indica BuzzFedd News, «se permitió que los beneficios de las mortíferas guerras de las drogas, las fortunas malversadas de los países en desarrollo y los ahorros ganados duramente que fueron robados en un esquema Ponzi entraran y salieran de estas instituciones financieras, a pesar de las advertencias de los propios empleados de los bancos».

Tal y como ha detallado el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, los bancos han llevado a cabo transacciones, que consideraban sospechosas, sin identificar a las partes saltándose así las normas básicas para luchar contra el blanqueo del dinero.

El equipo de BuzzFeed ha señalado que el Gobierno de EE. UU. raramente toma duras medidas contra los bancos, «a menudo se basa en tratos ventajistas llamados acuerdos de enjuiciamiento diferido, que incluyen multas pero no arrestos de alto nivel».

La divulgación sin permiso de reportes de transacciones sospechosas es un «delito que puede causar impacto en la seguridad nacional de Estados Unidos, comprometer las investigaciones policiales y amenazar la seguridad de las instituciones y las personas que presentan esos informes», indicó la FinCEN, que remitió el caso al Departamento de Justicia y a la Oficina del Inspector General del Departamento del Tesoro.

La filtración de los documentos FinCEN sigue a otras como los Papeles del Paraíso del 2017, los Papeles de Panamá de 2016 o la Lista Falciani del 2015, con la diferencia de que en este caso afecta a multitud de entidades.

Publicidad