Una de las empresas que se beneficia de las políticas migratorias es una filial de ACS, empresa de Florentino Pérez.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El periodista David Velázquez ha desvelado que a través de la Industria del Control Migratorio, «que es un conglomerado de empresas que hace negocio con las políticas migratorias y se financia por completo con dinero público».

Una de estas empresas en España y que es una de las mayores beneficiarias, desvela el periodista, es «Clece, filial de ACS, empresa presidida por Florentino Pérez y con un repertorio de productos y servicios diversificado».

De este modo a través de este amplia panoplia lucrativa «ACS entra de lleno en dos de los negocios más lucrativos de la ICM: los perímetros fronterizos, el sector que genera más gasto público, y la detención y expulsión de migrantes, en el que la empresa provee servicios de seguridad y gestión».

David Velázquez expone que en los últimos 5 años España «adjudicó a Clece más de 5,5 millones de euros por los servicios de alimentación, limpieza y vigilancia interna de los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta y Melilla, según se extrae de los más de 1.700 contratos públicos del ámbito migratorio analizados por la Fundación por Causa».

Pero eso no es todo en Portugal o el Reino Unido Clece creció un 15% en 2018, siendo así el total de ingresos (sumado al de España) de unos 1.504 millones de euros en ese año.

Sin embargo, pese a ser un negocio tan lucrativo, las condiciones de estos han sido reiteradamente denuncias por diversos organismos. «Los responsables del centro han admitido que las instalaciones no reúnen las condiciones para el aumento de población», aseguraba por ejemplo Amnistía Internacional en 2016. Así, la organización denunciaba que “las condiciones de hacinamiento y suciedad en la que debían vivir las personas que allí se encontraban, así como las pobres condiciones higiénicas y sanitarias existentes».

David Velázquez, al respecto, destaca que justo «un año antes, Clece ya había recibido 894.975 euros (impuestos incluidos) adjudicados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social a cambio del servicio de limpieza en el CETI de Melilla en 2015. Al año siguiente repitió, siéndole adjudicados 767.855 euros por la mismas labores, pero esta vez al CETI de Melilla se añadió el de Ceuta». 

Publicidad