El Gobierno francés estará obligado a dedicarse en exclusiva a combatir el coronavirus.

Emmanuel Macron ha anunciado esta noche las medidas de choque más sociales posibles para mitigar el impacto de la epidemia de Covid-19 en la vida de los ciudadanos y la supervivencia de las pequeñas empresas.

El presidente francés explicó que el Estado asumirá el pago de los créditos bancarios contraídos por las empresas. También se suspenderá el pago de impuestos y cotizaciones sociales, de las facturas de agua, luz y gas, así como los alquileres. Macron insistió en que “ningún francés quedará sin recursos”.

Asimismo, tanto taxis y los hoteles estarán a partir de ahora al servicio de las necesidades del esfuerzo sanitario. El Estado pagará sus servicios.

La aplicación de este paquete de medidas no va a ser fácil con una Administración que funciona a medio gas y, en gran parte, de modo telemático, pero la intención es que el Gobierno sostenga a sus ciudadanos.

Será movilizado el ejército, que montará hospitales de campaña en las zonas más afectadas por la epidemia, como Alsacia, y realizará otras misiones que sean necesarias, como el traslado de enfermos.

El Gobierno estará obligado a dedicarse en exclusiva a combatir el coronavirus. “Estamos en guerra”, enfatizó el jefe de Estado. También se aplaza el segundo turno de las elecciones municipales, previsto para el próximo domingo.

Publicidad