Las redes han estallado ante la ostentación de lujo que muestra la familia real.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El pasado jueves se publicaban una serie de imágenes en la que se veía a Victoria Federica subirse al coche de su hermano Froilán, un Audi Q3 Sportback de 80.000 euros, uno de los modelos más modernos y lujosos de la marca alemana.

En tiempos de crisis sanitaria, donde muchas familias están limitando sus gastos para poder llegar a fin de mes, tenemos que ver como alguien que no ha trabajado en su vida recibe un regalo de 80 000 en forma de exclusivo coche para celebrar que hace pocas semanas obtuvo la licencia de conducir.

El hijo de Jaime de Marichalar y de la infanta Elena aprovecha cualquier ocasión para sacar su nuevo juguete del garaje y dar una vuelta en él. Los dos hermanos han sido vistos abandonando el domicilio familiar y montándose en el nuevo coche del joven.

Sin embargo, a su llegada al coche, la policía le multó por tener el coche mal aparcado. Una sanción que Froilán, nada más percatarse, se apresuró en quitar.

Muchas han sido las críticas a este lujo en redes. Una de las más afiladas fué la de la usuaria de Twitter Gema MJ, quien señala que «miles de familias desahuciadas o que no llegan a fin de mes pero tenemos que pagarle los caprichos y las multas a la familia real mientras el abuelo sigue escondido en Abu Dabi con el dinero que nos debe».

Publicidad