Los gliomas, tumores cerebrales muy agresivos, mejorarían con tratamientos que ya funcionan con enfermedades neurodegenerativas.

Los gliomas son uno de los tumores cerebrales más agresivos que existen. Estos gliomas suponen solo el 2% de los tumores cerebrales y responsables del 7 por ciento de las muertes por cáncer. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto ahora la conexión que tienen con las enfermedades neurodegenerativas y ha abierto la puerta al diseño de nuevas terapias contra ese tipo de cáncer. Todo un logro médico que puede salvar muchas vidas: cada año en España mueren unas 3.000 personas por tumores cerebrales.

Unos investigadores han descubierto que tau, una proteína que ha pasado a ser la principal sospechosa de causar esta enfermedad neurodegenerativa, tiene un efecto protector capaz de frenar el desarrollo del cáncer cerebral, o glioma. 

La investigación, cuyos resultados publica hoy la revista Science Translational Medicine, la han llevado a cabo científicos españoles del Instituto de Salud Carlos III de Madrid (Ministerio de Ciencia), de la Asociación Española Contra el Cáncer, el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (Madrid), y médicos e investigadores del hospital madrileño 12 de Octubre o el Vall d’Hebrón de Barcelona.

El hallazgo del equipo español apoya la tesis de que la capacidad del tumor para generar nuevos vasos sanguíneos aberrantes para obtener nutrientes es fundamental para que un glioma se haga más agresivo. Según han demostrado estos científicos, la proteína tau está presente en los gliomas menos agresivos. Cuando la cantidad de esta proteína disminuye, los tumores tienden a lanzar más vasos sanguíneos y volverse más agresivos. 

El equipo ha usado muestras de cáncer cerebral de 180 pacientes de los hospitales 12 de Octubre, Gregorio Marañón y Ramón y Cajal, en Madrid, y la Fe, en Valencia; y ha corroborado el hallazgo con muestras de otros 700 pacientes de una cohorte recopilada por la Universidad de California.

En un experimento con células de pacientes con glioma y con ratones que sufren esos tumores, los investigadores han descubierto que un fármaco derivado del taxol ya estudiado para otros usos oncológicos es capaz de imitar el papel protector de la tau, frenar el avance de los gliomas y hacer los tumores más vulnerables a la quimioterapia.

El trabajo ha sido dirigido por Ricardo Gargini, primero por la derecha, y Pilar Sánchez-Gómez, a su lado, investigadores del Instituto de Salud Carlos III de Madrid. ISCIII

La investigación, en la que participado numerosos centros de investigación y universidades públicas y privadas de España y Estados Unidos, ha contado con fondos y financiación del Gobierno, de la Asociación Española contra el Cáncer y del National Institutes of Health del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos.

Fuente: Science Translational Medicine, El País y Medlineplus.gov.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.