El mandatario se ve obligado a dimitir por la amenaza militar de la oposición y una avalancha de renuncias de altos funcionarios, en algunos casos después de que les quemaran sus casas.

Evo Morales, el presidente de Bolivia, ha comunicado su renuncia tras una escalada de tensión después de los resultados de las elecciones generales, que derivó en una ola de protestas y violencia. Tanto el jefe de las Fuerzas Armadas como el comandante general de la Policía de Bolivia habían amenazado al mandatario que dimitiera para buscar la estabilización de la nación.

«Estamos dejando a Bolivia con soberanía e independencia de Estado […] con dignidad e identidad del pueblo boliviano», manifestó el ya expresidente de Bolivia al anunciar su dimisión desde Chimoré, en el departamento de Cochabamba.

«No es ninguna traición», debido a que «la lucha sigue» y «somos pueblo», indicó el saliente jefe de Estado al subrayar el nivel de desarrollo que logró Bolivia durante el tiempo que permaneció en el poder y condenar que grupos oligárquicos «conspiran contra la democracia».

En busca de la paz

Morales explicó que decidió renunciar con el fin de que quien fue candidato de la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, y el jefe opositor del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, «no sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales», para que «no sigan quemando las casas» de funcionarios públicos y para que dejen de «secuestrar y maltratar» a los familiares de los líderes indígenas.

Evo Morales ha afirmado que es su «obligación» como primer presidente indígena y de todos los bolivianos «buscar esta pacificación» y su esperanza en que «Mesa y Camacho hayan entendido mi mensaje», tras lo cual instó a la juventud a ser «humanos con los más humildes». «Mi pecado es ser dirigente sindical, es ser indígena. Mi pecado es, tal vez, ser cocalero», afirmó el antiguo líder boliviano: «Ahora pueden estar satisfechos Mesa y Camacho», añadió.

El destino de Evo

Se filtró que Evo Morales abandonaría Bolivia rumbo a Argentina después de solicitar un plan de vuelo para que su avión presidencial sobrevolara el espacio aéreo de ese país, de acuerdo con la Fuerza Aérea boliviana. Sin embargo, el implicado confirmó durante su pronunciamiento que retornará a zona del trópico de Bolivia: «No tengo por qué escaparme […] no he robado a nadie nada», recalcó.

Sin embargo, el mandatario publicó un tweet en las últimas horas en el que remarca el peligro que representan los golpistas: «Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho».

¿Quién asumirá el poder?

La Constitución boliviana contempla que en caso de renuncia del presidente sea su ‘número dos’ quien le suceda en el cargo, pero García Linera también ha dimitido. En dicho caso, es el titular del Senado quien debería tomar las riendas, una vez la Asamblea Legislativa valide las renuncias de presidente y vicepresidente.

Rechazo desde España

En medio de la jornada electoral en España, Pablo Iglesias se ha hecho un momento para comentar lo sucedido en Bolivia. El líder de Unidas Podemos ha cargado contra los medios de comunicación por no llamar golpe de Estado a la presión del Ejército sobre Morales. «Vergonzoso que haya medios que digan que el ejército hace dimitir al presidente», ha publicado. Iglesias ha destacado además los resultados positivos de la gestión del Gobierno de izquierda en ese país. «En los últimos 14 años Bolivia ha mejorado todos sus indicadores sociales y económicos. Todo nuestro apoyo al pueblo boliviano».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.