¿Hay futuro para la banca tradicional?