Infectar a voluntarios sanos con el SARS-CoV-2 ayudará a entender mejor la covid-19