Carola Rackete, la capitana alemana del barco de rescate de migrantes ‘Sea Watch 3’, ha sido detenida, poco después de que atracase el buque en el puerto de Lampedusa.

Rackete consiguió entrar al puerto a pesar de la fuerte presencia policial tras esperar en aguas internacionales a que llegase una invitación por parte de Italia o de otro estado de la Unión Europea que quisiese aceptar el barco, La capitana decidió zarpar hacia la isla de Lampedusa, aunque ha sido bloqueada por buques del Gobierno italiano.

La televisión estatal RAI ha señalado que Rackete había sido arrestada por «resistirse a un barco de guerra» lo que, según este medio, conlleva una pena de hasta diez años de prisión. Por el momento los migrantes permanecen en el barco, mientras que Rackete está siendo investigada por infringir las leyes del país sobre los barcos de rescate no gubernamentales.

«En este momento el ‘Sea Watch 3’ está entrando en el puerto de Lampedusa. Han pasado casi 60 horas desde que declaramos el estado de emergencia. Nadie escuchó. Nadie asumió la responsabilidad. Una vez más, depende de nosotros, de la capitana Carola Rackete y su tripulación, llevar a las más de 40 personas que hay a bordo a un lugar seguro», señaló la organización a través de la red social Twitter.

La presidenta de esta institución, Johannes Bayer, ha destacado que están «muy orgullosos» de su capitana. «Ella ha hecho lo correcto. Ha defendido la ley del mar y ha llevado a la gente a un lugar seguro», ha añadido. Sea Watch rescató el 12 de junio a 53 personas en aguas internacionales frente a las costas de Libia. Hasta ahora, Italia sólo había permitido el desembarco de once de ellas, pero a última hora del jueves autorizó dos nuevas evacuaciones, las de un migrante que sufría fuertes dolores y su hermano.

La ONG ha recibido nuevas críticas por parte del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, artífice de la política de «puertos cerrados». El líder de la Liga se ha referido de nuevo al tema en una entrevista televisada en la que ha acusado a Sea Watch de «crear una polémica política a costa de 42 personas».

En este sentido, ha defendido que, si por él fuera, el barco quedaría bloqueado, la tripulación sería expulsada y los migrantes, evacuados a otros países europeos. Además ha insistido en su política en contra de las ONG aludiendo a la «tendencia positiva» en el número de muertes y llegadas de migrantes.

En lo que va de año, han perdido la vida en la zona central del Mediterráneo más de 340 migrantes y refugiados, según un reciente balance de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.