José María Íñigo, el último famoso víctima del amianto