El juzgado investiga si la familia Cotino pagó comisiones millonarias al clan Zaplana a cambio de la privatización de las ITV y de las adjudicaciones del plan eólico.

La Fiscalía del cantón de Ginebra ha informado a la instructora del caso Erial, la jueza Isabel Rodríguez, del hallazgo de documentación que confirma que el empresario Vicente Cotino, sobrino del exdirigente del PP Juan Cotino y propietario del grupo Sedesa, alquiló embarcaciones de lujo durante varios veranos para Zaplana y sus amigos,con fondos cuyo origen se desconoce.

La Fiscalía suiza informa a la jueza de que envía a España esta información «en respuesta a su solicitud de cooperación judicial de fecha 12 julio 2018, recibida el 29 agosto 2018 a través de la Oficina Federal de Justicia Suiza».

Suiza ha remitido ha facilitado también una lista con los nombres de los cargos del PP que asistieron a algunos de estos viajes. Entre los invitados está Macarena Montesinos, actual diputada del PP por Alicante en el Congreso. También Elvira Suanzes, imputada en este caso por un presunto delito de blanqueo de capitales, el exconcejal de Alicante Pedro Romero, Dolores Peña, quien fue secretaria del grupo municipal popular de Alicante bajo la Alcaldía de Luis Díaz Alperi. Asistieron, asimismo, Joaquín Barceló, amigo personal del exjefe del Consell, exdirectivo de Terra Mítica e imputado por ejercer de presunto testaferro.

La jueza había requerido en una comisión rogatoria «información sobre las personas que habrían contratado estos servicios así como el listado de las personas que habrían embarcado durante las fechas contratadas». Los documentos muestran varios alquileres de yates a nombre de Zaplana: por ejemplo, a Valencia por 95 000 euros, a Cannes por 107 143 euros o a Croacia y Montenegro por 130 000; tal y como informa diarioinformacion.com.

Algunos de los «requerimientos» de Zaplana son son desayuno continental y cocina local, italiana, francesa y barcacoas y como comida especial, langosta. También Champagne Moët. En cervezas, pide Cruzcampo y Heineken, whisky, ginebra, ron y licores.

El juzgado sigue investigando estos hechos, pero la compañía que arrendó estos servicios ha advertido de que «desgraciadamente, la mayoría de la información solicitada data de al menos siete años y ya no se conserva gran parte en nuestros diferentes servicios». Lo mismo «ocurre con nuestra filial española, Camper & Nicholsons Spain S.A.(antes Hamilton Marine S.L.), la cual no tiene obligación de conservar sus datos más de cinco años conforme a la ley española».

La jueza retomará a finales del mes de marzo la investigación con el interrogatorio de los principales acusados, entre ellos, la mujer y la hija del propio Eduardo Zaplana.

Publicidad