La Confederación Española de Organizaciones Empresariales continúa su política de quejas ante al fichaje obligatorio.

Después de sus criticas al nuevo sistema, indicando que resulta una marcha atrás en materia de flexibilidad, una sobrecarga administrativa y aumenta la dificultad de que la nueva normativa contemple toda la casuística de las distintas tipologías de desempeño laboral, ahora indican que temen que en los próximos meses, y una vez implantado en la mayor parte de las compañías, se producirá un aumento de la conflictividad laboral, enfrentamientos entre patronal y trabajadores. 

No parece tan complicado. Todo debe regirse por un acuerdo entre la dirección de la empresa y los trabajadores, pero en caso de que no haya consenso, será el patrono quien decida cómo actuar. Básicamente, si no se supera el primer escollo del cómputo de horas, algo que no debería suponer un problema ya que están claras las horas legales que puede trabajar un empleado en España, serán los sindicatos los que medien. 

La Guía elaborada por el Ministerio de Trabajo deja todo abierto para que cada empresa pueda adaptarlo a sus necesidades, facilitando la flexibilidad. Sin embargo, lo que para el Ministerio debería ser una bendición, para la CEOE es un suplicio.

La guía elaborada por Trabajo establece que el registro debe contener “el horario concreto de inicio y finalización de la jornada”. Así mismo establece que “es conveniente que sea objeto de llevanza todo aquello que forme parte de la misma, en especial lo relativo a pausas diarias obligatorias legal o convencionalmente previstas, o voluntarias, para permitir eludir la presunción de que todo el tiempo que media entre el inicio y finalización de jornada registrada constituye tiempo de trabajo efectivo”.

Vamos, permite diferenciar entre la jornada laboral y el tiempo de trabajo efectivo, lo que podría hacer que no se computen las pausas para el café, hacer una gestión o bajar a fumar un cigarrito. Un tiempo de cortesía que antes había que acordar con la empresa…y ahora también, sin más. Eso sí, a lo que no afectaría en ningún momento es a la hora del bocadillo, recogida dentro del Estatuto de los Trabajadores. 

En resumen: El fichaje obligatorio puede verse como algo muy negro y que va a acabar con el buen funcionamiento de las empresas españolas cuando representas a los empresarios, pero todo apunta realmente a que estas empresas tendrán que ajustarse a la legalidad, dejar la explotación de los empleados a un lado y empezar a pagar los casi tres millones de horas extra semanales que los trabajadores y trabajadoras no están cobrando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.