La economía social dignifica el trabajo y a las personas