¿La fe cura o mata?