La pandemia de coronavirus ha tenido ya un coste de cerca de 10 billones y medio de euros para la economía mundial, pero hay un ínfimo sector que ha obtenido grandes beneficios: los supermillonarios.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

La pandemia de coronavirus ha supuesto ya un coste de cerca de 10 billones y medio de euros para la economía mundial, pero los más ricos del mundo no han notado ni un leve roce en sus bolsillos.

Estos supermillonarios, que sumaban casi 250.000 millones de euros más que a mediados de marzo, no han visto menguar sus fortunas en los meses más duros de la pandemia.

Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, ha sido el que más beneficio ha obtenido y ha pasado de la séptima a la cuarta posición de las mayores fortunas del mundo, adelantando, entre otros, al inversor Warren Buffet, con sus casi 75.000 millones de euros.

Jeff Bezos, el propietario de Amazon, con un patrimonio de 126.500 millones de euros, encabeza la lista. Le sigue Bill Gates con 92.000 millones de euros.

Gates, cofundador de la empresa de software Microsoft, que aseguró que la filantropía debe ser voluntaria, no imaginó que 83 millonarios agrupados bajo el lema «Millonarios por la Humanidad» firmarían una petición para que los gobiernos subiesen permanentemente los impuestos a las grandes fortunas para hacer frente a la crisis del coronavirus.

“Tenemos dinero, mucho. Dinero que se necesita desesperadamente ahora y seguirá siendo necesario en los próximos años, a medida que nuestro mundo se recupere de esta crisis”, aseguraban los millonarios en la petición.

Además, estos 83 ricos que no lo son tanto como para aparecer en la lista Forbes, añadían que, a diferencia de millones de personas de todo el mundo, ellos no tienen que preocuparse por perder sus trabajos, sus hogares o su capacidad para mantener a sus familias y por ello señalan que la opción correcta es que paguen impuestos.

Kylie Jenner, la pequeña del clan Kardashian, tampoco aparece en esa lista y ha perdido el título de billonaria obtenido en 2019 por sus mentiras con las que ha exagerado el valor de su compañía “Kylie Cosmetics”. Incluso habría hinchado sus declaraciones de la renta, con tal de figurar entre una de las grandes fortunas del mundo.

En España, la subida de impuestos a las grandes fortunas fue rechazada por la comisión de Reconstrucción, aunque sigue abierta la posibilidad de subir los impuestos de sociedades, patrimonio o sucesiones.

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, con más de 55.000 millones de euros, ocupa la décima posición entre los más ricos del mundo y es desde hace décadas el hombre más rico de España. Su fortuna se gestiona fundamentalmente a través de Pontegadea, que reúne todas sus sociedades de cartera, sus filiales inmobiliarias y participaciones empresariales.

Por detrás de él se encuentra su hija Sandra con una fortuna estimada de más de 5.000 millones de euros. Le siguen el dueño de Ferrovial, Rafael Del Pino y Calvo-Sotelo con 4.000 millones; el propietario de Iberostar, Miguel Fluxà Roselló con 2.600 millones; el fundador de Mercadona, Juan Roig con 2.300 millones; el empresario e inversor Juan Abelló con 1.900 millones; el promotor inmobiliario Tomás Olivo con 1.800 millones y la empresaria Alicia Koplowitz cuya fortuna se estima en 1.700 millones.

Publicidad