El consumo exacerbado de carne y otros derivados animales procedentes de la ganadería industrial es una de las cuestiones alimentarias más importantes de nuestros tiempos. Su consumo en los países desarrollados ha alcanzado niveles totalmente insostenibles, y lo peor es que se considera normal, natural, necesario y agradable. España es el segundo país europeo y el decimocuarto mundial que más carne consume por persona al año.

Coincidiendo con el arranque hoy de la Semana Mundial Sin Carne, la campaña #PlanetaEnCarneViva de Greenpeace demanda una política mucho más estricta para la conservación de nuestros recursos hídricos y su buena calidad.

Fuente: Greenpeace

La desertificación y la sequía son dos de los nefastos efectos del incremento de la temperatura en el planeta y España es el país de la UE más vulnerable al cambio climático. En nuestro país, en las tres últimas décadas, ya ha habido un incremento de 1,5 ºC y en algunas zonas, como Murcia, incluso 2ºC. A día de hoy, el 20% de la península se puede considerar desierto. Siete de las diez cuencas hidrográficas con mayor sequía crónica de Europa se encuentran en España y casi el 75% del territorio español está en riesgo de convertirse en un desierto a finales de siglo. A pesar de ello, no se han planteado restricciones de agua, ni establecido medidas para contener el excesivo gasto de la agricultura y ganadería industrial, que son grandes consumidores de agua.

El sector agrícola español es el principal consumidor de agua, con alrededor de un 84%, en buena parte debido a los cultivos de regadío que se destinan a producir alimentos para el ganado (el 66% de la superficie cultivada en España tiene este fin). De acuerdo con un análisis de Greenpeace, la ganadería en España consume 48.000 millones de metros cúbicos de agua al año, lo equivalente a lo que consumirían todos los hogares españoles sumados durante más de 20 años.

Tenemos el #PlanetaEnCarneViva

"Nuestra producción y consumo de carne y lácteos es un problema". El actor Rodolfo Sancho te explica en este vídeo cómo la ganadería industrial está dejando el #PlanetaEnCarneViva¡Infórmate y reduce tu consumo de carne! 👉 http://bit.ly/2XT5WNU

Posted by Greenpeace España on Monday, 17 June 2019

“La ganadería industrial es pan para hoy y sed para mañana. En un país enormemente amenazado por el cambio climático, la escasez de agua va a ser cada vez mayor. Es totalmente irresponsable seguir autorizando proyectos de ganadería industrial”, ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de Agricultura de Greenpeace España. “Greenpeace exige que se ponga fin a esta ganadería y demanda que se adopten dietas sanas y sostenibles para respetar los límites biofísicos del planeta, evitando a la vez multas millonarias de la Unión Europea”, ha añadido Ferreirim.

La ganadería es responsable de la emisión del 14,5% de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), tanto como todos los coches, trenes, barcos y aviones juntos. Entre los gases emitidos se encuentran el CO2, pero especialmente el metano y el óxido nitroso, dos gases de efecto invernadero mucho más potentes que el CO2. Estos gases provienen de las emisiones directas, pero también de las indirectas derivadas de un modelo de agricultura dependiente del petróleo y de los plaguicidas y fertilizantes químicos que sustentan a la ganadería industrial. No podemos frenar el calentamiento global si no cambiamos el modo de producir y consumir carne y otros derivados animales.


La solución

Ante este escenario solo hay una solución, a saber, la reducción drástica de la producción y consumo de carne y otros derivados animales. La apuesta por una dieta baja en proteína animal y donde predominen los alimentos de origen vegetalecológicos y locales es la mejor para nuestra salud y la del planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.