La glía: una pieza más en el puzle de la bipolaridad y la esquizofrenia