La importancia de las buenas prácticas para atender a los pacientes al final de la vida