Activista de extrema derecha y conocido por su odio a los extranjeros, escapa de su país tras el incendio de la casa de su esposa.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Tommy Robinson, fascista británico y fundador de la Liga Inglesa de Defensa, ha decidido trasladarse a España después de una larga estancia en la cárcel por diversas penas como ataques con violencia, pasaportes falsos, fraudes fiscales y protestas ilegales.

La última experiencia en Reino Unido de Robinson, seudónimo de Stephen Christopher Lennon, de 37 años, fue el incendio en casa de su mujer, Jenna Vowles. Tras ello, cogió las maletas para instalarse en España. 

Robinson es fundador de la Liga de Defensa Inglesa, un grupo de extrema derecha​ británico que se opone a la difusión del islamismo, la implantación de la Sharia o la construcción de mezquitas en territorio británico. No se puede saber con exactitud el número de activistas porque no hay carnés de afiliación ni nada parecido. Entre los activistas se encuentra un gran abanico de orígenes, desde hooligans de equipos de fútbol a exafiliados del BNP que consideran que el partido ha aflojado su discurso.

En una ocasión, el británico ultra declaró odio hacia los españoles en su país cuando dijo sobre los habitantes españoles: «si no habla nuestro idioma no debería estar en Reino Unido». Sin embargo, la vida da muchas vueltas. Ahora, Tommy acude a España para comenzar una nueva vida después de haber sido expulsado de la vida política y redes sociales de su país por su extremismo y su militancia en la extrema derecha de su país.

«Obviamente mi mujer ha tenido suficiente. Alguien nos dió un sitio en el que quedarnos, así que nos fuimos del país», afirma en un vídeo subido a la plataforma VK. «Con la cuarentena de 14 días, probablemente no volveré pronto», añade.

Robinson ha estado en la cárcel en varias ocasiones por falsedad documental o por violento. Sus seguidores no dudan tampoco a la hora de llevar a cabo atrocidades contra extranjeros, azuzados por los mensajes del ultra.

Publicidad