La madera transparente, energéticamente más eficiente, podría convertirse en alternativa al cristal