Esta victoria ha sido posible gracias al movimiento ciudadano de las Sardinas, que nació en Bolonia el pasado 14 de noviembre con el fin de poner freno a la extrema derecha en Italia.

Matteo Salvini, el ultraderechista líder de la Liga fracasó este domingo en su intento de ganar una elección regional clave y volver al poder en Italia, lo que constituye un duro golpe para el líder nacionalista y xenófobo. Salvini, que recorrió media Italia, inundó las redes sociales y amenazó con desatar una crisis, terminó por “despertar” al electorado de izquierda que estaba desencantado, según el editorialista Claudio Rinaldi de L’Espresso.

«Cuando el pueblo vota siempre tiene razón. Ahora trabajaré el doble. Por primera vez en 70 años Emilia-Romaña está dividida. Ha sido una carrera emocionante». Así reconocía Salvini su derrota en el bastión rojo del norte de Italia gracias a la movilización ciudadana: han votado casi el doble de ciudadanos que hace cinco años. La participación fue récord, con un 67,1%, casi el doble que en 2014. Se movilizaron sobre todo los votantes de las ciudades, entre ellas Bolonia y Reggio Emilia.

Según los primeros resultados parciales, la candidata de la Liga perdió ante la izquierda en las elecciones regionales de Emilia Romaña (norte), con las que aspiraba a tumbar al gobierno y pedir elecciones anticipadas. El presidente saliente de la región, Stefano Bonaccini, del Partido Democrático (izquierda), supera el 50% de los votos mientras la candidata de la Liga, Lucia Borgonzoni, obtendría un 43%.

Esta movilización ha sido posible gracias al movimiento ciudadano autodenominado las Sardinas, que nació en Bolonia el pasado 14 de noviembre con el fin de poner freno a la extrema derecha en Italia. Lo tiene claro el partido ganador en Emilia-Romaña. Su líder nacional, Nicola Zingaretti, ha dicho claramente: «Enormes gracias a las Sardinas».

“Muchas gracias al movimiento juvenil de las Sardinas”, expresaron los dirigentes del PD, Romani Prodi, padre fundador, y Nicola Zingaretti, secretario general. El movimiento espontáneo juvenil “contra el odio y el racismo que propaga Salvini”, organizó marchas y manifestaciones, la mayoría con lemas divertidos y constructivos, con lo que contribuyó a frenar su ascenso.

La página oficial del movimiento las Sardinas anunció que su tarea concluyó este domingo: “Bajamos el telón, no vamos a fundar un partido”, escribieron.

Según algunos observadores, el jefe de gobierno Giuseppe Conte y el PD salen reforzados con la victoria de la izquierda, aunque su principal aliado, la formación antisistema el Movimiento 5 Estrellas, queda aniquilado. Una victoria contra la intolerancia.

Publicidad

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.