¿La pandemia ha cambiado nuestro espacio personal para siempre?