La pandemia ha dañado nuestras relaciones personales: debemos remediarlo