La pobreza infantil a lo largo de 2018 ascendió hasta el 51,7%. La cifra más alta de la década. Más de 6 millones de niños y niñas pasan hambre.

El alarmante dato se desprende del más reciente  informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) dado a conocer esta semana.

«La pobreza monetaria en la infancia y adolescencia, alcanzó en 2018 al 51,7 por ciento y es la cifra más elevada de la década», puntualiza el estudio «Infancia (s). Progresos y retrocesos en clave de desigualdad».

«La proporción de niños en hogares que no logran cubrir las necesidades alimentarias por problemas económicos se estima que 2018 alcanzó al 29,3 por ciento, y de modo directo a través de la experiencia del hambre al 13 por ciento».

«Durante 2018, la inestabilidad macro-financiera, sumada a los efectos de la sequía sobre el PBI agropecuario, consolidaron una crisis externa que terminó con una fuerte depreciación del peso, una aceleración de la tasa de inflación y una caída del salario real. Esto implicó una caída del consumo interno y la entrada a un nuevo ciclo estanflacionario, con una fuerte ingreso de los sectores medios bajos a la situación de pobreza».

Otro dato revelador del informe de la UCA es que el 63,4 por ciento de los niños y adolescentes del país se ven privados de al menos un derecho fundamental, sea en materia de vivienda, saneamiento, salud, estimulación, educación, información o alimentación.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.