«Ni siquiera se donde voy a trabajar al día siguiente ni en qué horario. No podemos hacer una vida normal»

Las enfermeras eventuales no tienen los derechos laborales mínimos: vacaciones, licencia pagada o licencia por enfermedad, porque si nos enferman los primeros días del contrato, lo pierden. Viven pendientes del teléfono, porque al no levantar el teléfono están penalizadas por hasta 12 meses sin poder trabajar. La administración diseña nuevas formas de contratación que prolongan la temporalidad/precariedad, en lugar de garantizar la estabilidad de sus profesionales, perjudicando así la calidad de la atención al paciente.

Un ejemplo de esta precariedad es Alba Rodríguez. Ella es enfermera y acumula más de 400 contratos temporales en 9 años reales de trabajo. Para ella hacer planes es algo inimaginable. Aún si necesita descansar algún día o está enferma, no puede rechazar el contrato que le ofrezcan. «Firmamos contratos día a día, no tenemos nada. Ni siquiera se donde voy a trabajar al día siguiente ni en qué horario. No podemos hacer una vida normal», explica Alba Rodríguez en declaraciones a este medio.

Los sindicatos denuncian que la suya es una situación habitual, que muchos enfermeros cuando acaban su jornada laboral no saben que se van a encontrar al día siguiente. «En teoría nos regimos por el Estatuto de los Trabajadores -explica Alba-, pero este es solo en teoría». «Se supone que el Estatuto está por encima de cualquier convenio, pero el Sergas no lo sigue. Se rigen por el pacto de contrataciones que firmaron con los sindicatos y que avala que podamos trabajar los 365 días del año en unas condiciones pésimas, sin derechos a nada», indica la enfermera.

«Estamos obligadas a coger los contratos, si los rechazamos pueden penalizarte con un año sin trabajar», señala, quien tiene acumulados en sus carpetas estos más de 400 contratos temporales firmados con el Servicio Gallego de Salud (Sergas), de los cuales aproximadamente 300 son solo de un día, la mayoría en centros de salud en su provincia a los que tarda en llegar una hora con su coche.

«No queremos parches ni contratos de continuidad, es una panacea que supone estar disponible todos los días las 24 horas. Hablamos de un problema grave de precariedad que nos genera problemas de salud», ha comentado.

Alba vive en Sarria (Lugo), y se desplaza en el coche por toda la zona centro de la provincia, tan pronto está en hospital de Luego, como en pueblos perdidos por la montaña. Eso sí, nadie le paga los desplazamientos a los domicilios de curas o atención a pacientes encamados que tiene que hacer cada día.

«Estando cada día en un sitio ni siquiera te da tiempo a aprender. La enfermera tiene que valer para todo y, en cambio, el médico sí que tiene áreas más especializadas; esto es insostenible», lamenta también Alba. «Lo que queremos es mejorar nuestras condiciones, mejorar la sanidad y, con ello, al paciente», resume la enfermera.

Enfermeiras Eventuais en Loita

Alba y un amplio grupo de enfermeras se han unido bajo la plataforma Enfermeiras Eventuais en Loita, un movimiento que lucha contra la contratación precaria en su sector y que exige un trato digno por parte de la Administración. 

Desde esta asociación luchan para que las enfermeras sean valoradas profesionalmente por una Administración que no tema apostar por ella. Una enfermería que, además de verse reforzada  como uno de los pilares de la Salud Pública de Galicia, tendrá, en un futuro no muy lejano.

Enfermeiras Eventuais en Loita piden mayor inversión en la mejora de la formación, del desarrollo profesional, de los estándares, de la regulación y de las condiciones de empleo para las enfermeras; una mayor y mejor difusión de prácticas efectivas e innovadoras  en enfermería; mayor influencia de las enfermeras y matronas en las políticas de salud, como parte de los esfuerzos más amplios para garantizar que las fuerzas de trabajo de salud estén más involucradas en la toma de decisiones y más enfermeras en posición de liderazgo y más oportunidades de desarrollo  a todos los niveles.

Desde este medio mostramos todo nuestro apoyo a esta asociación y la apuesta sin titubeos por las enfermeras. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.