La producción de audiolibros en español por fin ha explotado, y es una buena noticia para todos