La protección del lobo es una oportunidad para las zonas rurales