La revolución del Proyecto Genoma Humano cumple dos décadas