El célebre científico y divulgador naturalista británico David Attenborough ha advertido que la humanidad se enfrenta a una extinción masiva en este siglo si no se abordan de manera adecuada las amenazas del cambio climático y la sobreexplotación de los recursos naturales del planeta.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Aunque a día de hoy nos cueste imaginar la catastrófica situación descrita por científicos como David Attenborough, continuamente somos testigos de que las cosas están cambiando a peor: las olas de calor y las sequias son más duraderas en algunas partes del planeta, mientras que las consecuencias generadas son cada vez más dramáticas (deshielo, incendios forestales, hambruna etc.); se registran huracanes y tormentas cada vez más poderosas, mientras que las pérdidas humanas y económicas aumentan; la velocidad en la que se están extinguiendo numerosas especies animales como vegetales no para de aumentar, etc…

El mundo natural se desvanece. La evidencia está por todas partes. Ha sucedido durante mi vida. Lo he visto con mis propios ojos. Si no actuamos ahora, nos llevará a la destrucción. La catástrofe será inconmensurablemente más destructiva que Chernobyl – David Attenborough

Según Attemborough, el problema no es solo la crisis climática. “La gente, con razón, habla mucho sobre el cambio climático. Pero ahora está claro que el calentamiento global provocado por el hombre es solo una de las varias crisis en juego. Un equipo de estimados científicos dirigido por Johan Rockstrom y Will Steffen ha identificado nueve umbrales críticos integrados en el medio ambiente de la Tierra: cambio climático, uso de fertilizantes, conversión de tierras, pérdida de biodiversidad, contaminación del aire, agotamiento de la capa de ozono, acidificación de los océanos, contaminación química y extracciones de agua dulce”.

El primer problema podría estallar con toda su gravedad en 2030, cuando, debido a años de deforestación y quema ilegal en la cuenca del Amazonas, la selva tropical más grande del mundo se reduzca un 75%. “La reducción de las precipitaciones provocará escasez de agua en las ciudades y sequías en las tierras agrícolas creadas por la deforestación. La producción de alimentos se vería radicalmente afectada”, afirma Attenborough. “La pérdida de biodiversidad sería catastrófica”, concluye.

Por otro lado, según este científico, en la década de 2050 “todo el océano se volverá totalmente acido” si seguimos la tendencia actual. Al respecto, Attenborough lanza la siguiente advertencia: “la mitad de la década de 2050 sería el final para las pesquerías comerciales y la piscicultura que quedan en todo el mundo”.

Además, Attenborough predice que en la década de 2080 se producirá «una gran pérdida de cosechas«, lo que traerá otra pandemia. “La producción mundial de alimentos llegará a un punto de crisis después de siglos de agricultura intensiva agregando demasiado fertilizante al suelo dejándolo exhausto y sin vida”, afirma.

Finalmente, para el 2100, según el científico y naturalista británico, “el mundo salvaje habrá desaparecido casi por completo”. Para ese entonces, “el 96% de la masa de todos los mamíferos de la Tierra estará formada por nuestros cuerpos y la de los animales que criamos para comer”, afirma. “Hemos invadido la Tierra. Pero para el próximo siglo, es posible que la hayamos vuelto inhabitable”.

Además, Attenborough añade lo siguiente:

El siglo XXII podría comenzar con una crisis humanitaria mundial, el mayor evento de migración humana forzada de la historia. Las ciudades costeras de todo el mundo enfrentarían un aumento previsto del nivel del mar de 3 pies durante el siglo XXI, causado por el derretimiento lentos de las capas de hielo, junto con una expansión progresiva del océano a medida que se calienta. El nivel del mar podría ser los suficientemente alto para el 2100 como para destruir puertos e inundar su interior. Si todos estos eventos se desarrollan como se describe, nuestro planeta sería 4ºC más cálido para el 2100. Más de una cuarta parte de la población humana podría vivir en lugares con una temperatura media de más de 29ºC, un nivel diario de calor que en la actualidad solo tenemos en el Sáhara – David Attenborough

LAS ESPECIES DESAPARECEN A UNA VELOCIDAD RÉCORD

El profesor de ecología en la Universidad Nacional Autónoma de México Gerardo Ceballos González afirma que, solamente entre 2001 y 2014, se extinguieron 173 especies. «173 especies es 25 veces más especies extintas de lo que cabría esperar bajo la tasa normal de extinción».

Según los datos proporcionados por Ceballos y su equipo, en los últimos 100 años se han extinguido más de 400 especies de vertebrados. “En el curso normal de la evolución, tales extinciones habrían tomado hasta 10.000 años”, subrayan.

Además, Ceballos proporciona los siguientes datos también: “un 30% de las especies de vertebrados estudiadas están viendo reducidas sus poblaciones y, además, esta disminución está afectando de igual manera a la diversidad biológica de sus respectivos hábitats. Por otra parte, de las 177 especies de mamíferos estudiadas, todas han perdido el 30% de su hábitat. Y otro 40% ha visto como se reducía y fragmentaba hasta en un 80%”.

No obstante, los vertebrados no son los únicos que están desapareciendo a un ritmo anormal. Según un estudio que se publicó en la revista Current Biology, “la tasa de extinción de plantas ha llegado a ser hasta 350 veces mayor que la tasa media atribuible a causas naturales, con consecuencias devastadoras para muchas especies únicas”.

En la historia de la Tierra, ha habido seis eventos de extinción masiva, y cada uno eliminó entre el 70% y el 95% de las especies de plantas, animales y microorganismos. Los eventos pasados fueron causados por alteraciones catastróficas del medio ambiente, incluidas erupciones volcánicas gigantescas o la colisión de un asteroide. La extinción que está ocurriendo ahora, no obstante, es diferentes: según los científicos, está causada por los seres humanos. “Es completamente nuestra culpa”, afirma al respecto Ceballos.

Básicamente estamos aniquilando la vida en nuestro planeta, y esa es la única vida conocida… en todo el universo. Es la vida la que dio forma al planeta, la que nos permitió vivir aquí. Es la vida que aún nos permite vivir aquí. Si no tenemos la diversidad de otros organismos, nos condenaremos – Paul Ehrlich

Cuando una especie en el ecosistema desaparece, erosiona todo el ecosistema y empuja a otras especies hacia la aniquilación. Según afirma el profesor Paul Ehrlich, “cuando la humanidad extermina poblaciones y especies de otras criaturas, está aserrando la rama sobre la que está sentada, destruyendo partes funcionales de nuestro propio sistema de soporte vital”.  

Publicidad