Según datos del servicio europeo Copernicus sobre cambio climático, el mes de junio fue el más caliente desde que hay registros. El termómetro subió en junio 0,1 °C más en comparación con el anterior récord para un mes de junio (2016), pero es sobre todo Europa donde más calor hizo, con una temperatura de unos 2 ºC superior a lo habitual.

Se batieron varios récords la semana pasada en diferentes países europeos asfixiados por una ola de calor de viento procedente del Sahara. Las temperaturas superaron las habituales para este época del año en 10 ºC en Alemania, en el norte de España y de Italia, y en Francia, que registró un récord absoluto de 45,9 °C el viernes.

«Nuestros datos muestran que las temperaturas en el sudoeste de Europa la semana pasada fueron anormalmente elevadas«, comentó el jefe del servicio Jean-Noël Thépaut en un comunicado.

Según Copernicus es difícil culpar «directamente« al cambio climático. Pero un equipo de científicos que ha estudiado la canícula en Francia asegura que la acción de los humanos hace que este fenómeno sea «al menos cinco veces más probable«.

«Se pueden hacer cosas respecto a las fuentes de emisiones contaminantes. Por eso en varias ciudades, en Francia, pero también en otros países de Europa, hay restricciones de tráfico, y es exactamente lo que hay que hacer. Si reduces las emisiones se reducirá el problema. Es cierto, que a corto plazo, para evitar un episodio de estos es bueno reducir el tráfico durante el día«, ha declarado Vincent-Henri Peuch, jefe del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus.

Respecto a la era preindustrial, la temperatura del planeta ha subido un grado, multiplicando los fenómenos meteorológicos extremos. Los científicos alertan de canículas más intensas, con unos cuatro grados más respecto a hace 60 o 100 años.


Ayúdanos a seguir ofreciendo Spanish Revolution
Transparencia económica - Sin tu ayuda, Spanish Revolution desaparecerá