Top 20 de las salidas de tono más polémicas, surrealistas, increíbles e incluso absurdas de Donald Trump hasta el momento

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Artículo original de Al Descubierto

A primera vista, esto parece un artículo de humor, pero no lo es. La nueva extrema derecha, más concretamente la alt-right o derecha alternativa, precisamente se caracteriza por su capacidad para romper el discurso político y destacar por su tono informal, descarado y populista. La estrategia es clara: desbaratar los esquemas al adversario político, llamar la atención de los medios de comunicación y marcar la propia agenda política. El ya tan manido: que hablen mal de ti, pero que hablen.

En los pocos años que lleva el mandatario estadounidense como inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump ha protagonizado innumerables portadas, no tanto por sus políticas, sino precisamente por sus discursos, fiel a esta estrategia seguida por la ultraderecha de desarrollar conflictos donde no los hay y desviar la atención de los problemas del país.

Además, a pocos días de las elecciones de Estados Unidos, parece que que las declaraciones polémico presidente se han incrementado. Es por eso que el artículo ha sido ampliado de las 10 originales hasta 20.

Así, en un intento por analizar este discurso de forma amena y distendida, se presenta un Top 20 de las salidas de tono más polémicas, surrealistas, increíbles e incluso absurdas de Donald Trump hasta el momento, seleccionadas de entre más de 40 declaraciones controvertidas.

20. “No me importa si una chica es la mejor violinista del mundo, lo que quiero saber es como se ve”


Campaña America Misogynistic Again. Autor: Saint Hoax, 2018. Fuente: Sainthoax.com

El machismo y la misoginia forman parte de la personalidad de Donald Trump, teniendo una relación bastante tóxica con las mujeres, reivindicándolas sexualmente y despreciándolas en todo lo demás.

Así, el presidente maneja todo un rosario de frases humillantes y misóginas dedicadas a ellas, que ha usado en sus múltiples intervenciones y entrevistas durante décadas.

Con esta idea, la artista siria Saint Hoax, recuperó esta frase pronunciada por Donald Trump en 2005 (y muchas otras pronunciadas durante años) y las unió a publicidad de los años 50 para crear originales carteles publicitarios machistas contra el mandatario.

19. Sobre John McCain: “No es un héroe de guerra. Es un héroe de guerra porque fue capturado. Prefiero a los que no son capturados”.

John McCain, quien fuera candidato republicano a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008 contra Barack Obama y senador por Arizona desde 1987 hasta su fallecimiento en 2018, criticó duramente el discurso anti-inmigración de Donald Trump durante la campaña de las elecciones de 2016, diciendo que había “encendido a los locos”.

Como respuesta, éste calificó al senador de “tonto”, pero no se quedó ahí. En un mitin más tarde, el presentador del mismo quiso darle la oportunidad de matizar sus palabras, a lo que Trump dijo: “No es un héroe de guerra. Es un héroe de guerra porque fue capturado. Prefiero a los que nos son capturados”.

Donald Trump and John McCain caricatures created by DonkeyHotey, assembled, cropped and resized by @JonMarkDraws under the Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0) license.
Caricaturas de Donald Trump y John McCain. Autor: DonkeyHotey, resubida y reutilizada @JonMarkDraws, 25/10/201.
Fuente: Flickr (CC BY-SA 2.0.)

John McCain fue veterano de la Guerra de Vietnam, cuyo avión fue derribado y hecho prisionero durante cinco años en los que fue torturado, encarcelado y aislado, sufriendo secuelas perceptibles a simple vista hasta el momento de su muerte, hace dos años. En cambio, Trump se libró de ir a la guerra por sus estudios y por un defecto físico en el pie que nunca ha sabido especificar.

En un país donde los veteranos son admirados y respetados, esta salida de tono fue inédita en Estados Unidos y le valió numerosas críticas.

18. “Tengo mascarilla, tengo una aquí mismo, pero no la uso como él, que cada vez que lo ves tiene una mascarilla. Puede estar hablando, a 200 pies (unos 60 metros) de distancia y lleva la mascarilla más grande que hayas podido ver”.

Con estas palabras Donald Trump se reía de su rival Joe Biden en el primer debate presidencial de las elecciones de EEUU de 2020 celebrado el 28 de septiembre.

Donald Trump había sido una negacionista del uso de la mascarilla, apareciendo públicamente sin llevarla en múltiples ocasiones y negándose a convertirla en un elemento obligatorio. Ante la gravedad de la situación en septiembre, empezó a aparecer en actos públicos con ella, si bien era común que se la quitase a la menor oportunidad.

En el debate presidencial, hablaron de la importancia de utilizarla, donde Trump reivindicó que él la usaba con cabeza y sentido común, cuando hacía falta, no como su rival que la llevaba siempre.

Pocos días después de estas declaraciones, Donald Trump dio positivo en coronavirus y tuvo que ser tratado médicamente y confinado.

17. “¿Para qué queremos a haitianos aquí? ¿Por qué recibimos a gente de países de mierda? Todos tienen SIDA”

En enero de 2018, Donald Trump retiró un programa que concede residencia legal a personas migrantes de El Salvador y del continente africano. En noviembre de 2017 hizo lo mismo con Haití. Este programa, conocido como Estatus de Protección Temporal (TPS) fue diseñado en 1990 para conceder visados y permisos temporales de trabajo a migrantes de 10 países afectados por guerras o catástrofes naturales. Otros países afectados han sido Nicaragua u Honduras. En total, unas 300.000 personas se han quedado sin esta protección.

En una reunión en enero de 2018, cuando se debatían estas cuestiones, Trump declaró: “¿Para qué queremos a haitianos aquí?” También dijo “¿Para qué queremos a toda esa gente de África aquí?¿Por qué recibimos a gente de países de mierda?”. Pero estas declaraciones no sorprenden viendo lo que dijo sobre la llegada de personas de Haití, afirmando que “Todos tienen SIDA”, y sobre la llegada de personas migrantes de Nigeria “Que vuelvan a sus cabañas en África”.

El discurso racista de Trump, del que tanto en cuando se intenta desdecir, ya no sorprende a nadie. Pero estas duras afirmaciones fueron sentenciadas incluso por la propia ONU debido a su extrema crudeza.

16. “En el Este, puede que esta sea la Nochevieja más FRÍA registrada en años. Quizá podríamos utilizar un poco de ese calentamiento global tan bueno por el que nuestro país (pero no otros) iba a pagar BILLONES DE DÓLARES para protegerse. ¡Abrigaos!”.

Donald Trump siempre ha hecho gala de un absoluto negacionismo en lo que respecta al cambio climático, uniéndose a las posiciones apoyadas por la extrema derecha global sobre el tema, movido principalmente por los intereses económicos, tanto personales como de sus poderosas amistades.

Tras retirar a EEUU del acuerdo del París, Donald Trump despidió el año con la frase indicada arriba en Twitter para seguir arremetiendo contra los defensores del cambio climático.

15. “El concepto de calentamiento global fue creado por los chinos, para volver a la industria manufacturera estadounidense poco competitiva”.

En 2012, a través de su cuenta de Twitter (una auténtica ametralladora de fases polémicas), escribió literalmente: “El concepto de calentamiento global fue creado por los chinos, para volver a la industria manufacturera estadounidense poco competitiva”.

Comentario que va muy en la línea de sus políticas, ya que se ha mostrado abiertamente como uno de los máximos exponentes del negacionismo del cambio climático y defensor de los combustibles fósiles. Desde que llegó al poder, ha dado marcha atrás a numerosas medidas contra la crisis climática, como la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima. Sobre esto, en 2019, declaró: “Para cumplir mi solemne deber de proteger EEUU y sus ciudadanos, Estados Unidos se retirará del acuerdo climático de París. Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburg, no de París”.

Entre sus políticas, también se encuentra la desregulación las emisiones de las centrales térmicas de carbón y disminución de las exigencias de eficiencia energética de los vehículos.

14. “Siempre he querido restarle importancia (al coronavirus), todavía me gusta restarle importancia, porque no quiero crear pánico”.

Donald Trump fue bastante escéptico con la gravedad del virus, reivindicando continuamente que la economía no podía parar y optando por medidas laxas y apelaciones a la responsabilidad individual para su contención, apoyando a los grupos negacionistas y a los principales opositores a las medidas de contención, incluso señalando a los gobernadores demócratas que estaban aprobando medidas de contención contra el virus.

El 9 de septiembre, el presidente Trump reconoció públicamente que había minimizado el potencial del virus en febrero y marzo porque quería evitar el desánimo y el pánico en los mercados.

Esta revelación vino por la publicación de una entrevista con que concedió el 19 de marzo al periodista Bob Woodward y que salió publicado en su reciente libro Rage (Ira), que se suma al libro Demasiado, pero nunca suficiente: Cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo (Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Mande la sobrina delpresidente, Mary Trump.

La revelación provocó una fuerte contestación demócrata, con Joe Biden acusando al presidente de “haber mentido al pueblo estadounidense” al “restar importancia” a la enfermedad.

13. “El ruido de los molinos de viento de cáncer”.

En abril de 2019, durante una cena del Comité del Congreso Nacional Republicano, ha afirmado que, si tienes un molino de viento cerca de tu casa, esta ha perdido “un 75% de su valor”. Además, añade que dicen que su ruido causa cáncer. La polémica fue inmediata, tanto que la propia Sociedad Americana contra el Cáncer ha desmentido al presidente estadounidense.

Una vez más, en la línea de su postura negacionista sobre el cambio climático. En enero de ese mismo año, Trump también sembró polémica con un tweet, sobre una serie de nevadas que acontecían en el país: “No estaría mal tener un poco de ese calentamiento global ahora mismo”.

12. “Creo que hicimos lo apropiado y lo hicimos bien. Tendríamos dos millones y medio de muertes o algo en ese entorno. Tendríamos un número que sería sustancialmente mayor. Podríamos tener dos, dos y medio o tres millones (de muertos)”.

Con esta declaración Donald Trump respondía a una pregunta lanzada por un periodista sobre que le parecía que EEUU hubiera superado la barrera de los 200.000 muertos.

Donald Trump reivindicó la gestión de la pandemia, pese a que es su punto más débil y posiblemente, el motivo por el que pierda en estas elecciones.

Hay que recordar que Estados Unidos es el primer país en muertes totales por el coronavirus y uno de los más afectados por la pandemia.

Además, en abril, por la buena marcha de la evolución del virus que tuvo una baja mortalidad, el presidente reducía las estimaciones de 100.000 muertos a entre 50.000 y 60.000. Hoy Estados Unidos tiene ya 227.604 muertos y está sumido en una letal tercera ola.

11. Los inmigrantes mexicanos “traen drogas, crimen, son violadores y, supongo que algunos, son buenas personas”.

Una de las primeras polémicas que protagonizó Donald Trump fue el 16 de junio de 2015 en la presentación de su candidatura, donde calificó a los inmigrantes mexicanos como “narcotraficantes”, “criminales y “violadores”. Estas y otras descalificaciones racistas apoyaban (y apoyan) uno de sus pilares centrales de la que fue su campaña y su línea política: el control de la inmigración y de las personas indocumentadas que residen en Estados Unidos. En palabras de Trump: “Cuando México nos envía su gente, no manda a los mejores. Envía personas que tienen problemas y que se los traen consigo. Llevan el crimen y la droga, son violadores; y supongo que otros son buenas personas”. “Construiré un muro en la frontera meridional, y haré que también México la pague”.

En julio de 2015 volvió a retomar estas palabras cuando anunció su voluntad reforzar la frontera con México construyendo un enorme muro.

Durante una visita a la ciudad fronteriza de Laredo, con mayoría de población mexicana, dijo: “Un muro nos ahorraría mucho dinero”, puntualizó, para evitar que entren en el país “narcotraficantes, criminales y violadores”.

Más recientemente, en una visita a la frontera en abril de 2019, también llegó a decir: “No podemos aceptaros más, nuestro país está lleno”.

10. “Desaparecerá. Mantengan la calma. Desaparecerá. Van a pasar muchas cosas buenas. El consumidor está preparado, es muy poderoso gracias a lo que hemos hecho con los recortes fiscales y en normas reguladoras. El consumidor nunca ha estado en una mejor posición que ahora”.

El presidente de EEUU ha defendido en múltiples ocasiones que el virus desaparecía solo de manera milagrosa, sin dar ninguna evidencia científica de cómo podría pasar esto.

Donald Trump asegura que el virus se irá. Autor: captura de pantalla realizada el 30/10/2019 a las 14:13. Fuente: Twitte, cuenta @thehill

Exactamente el 10 de marzo el presidente lanzaba esta frase ante la prensa, incidiendo en la desaparición mágica de la Covid19.

Antes y después de esta intervención, ha seguido recalcando este hecho, como en su intervención del 10 de febrero en Fox Businees “en abril, supuestamente, morirá con el tiempo cálido y esa es una buena fecha para tener en el punto de mira” o en julio donde dijo que el virus “simplemente desaparecerá”  indicando en ambos momentos que el virus simplemente desaparecería. “Va a desaparecer. Un día, como un milagro, va a desaparecer”.

9. “El Gobierno de Estados Unidos no aceptará ni permitirá que las personas transgénero sirvan en el Ejército”.

En julio de 2017, Donald Trump dijo a través de Twitter que “el Gobierno de Estados Unidos no aceptará ni permitirá que las personas transgénero sirvan en el Ejército”, en ninguna capacidad.

En otro tweet, justificó la decisión alegando que el ejército “debe concentrarse en una victoria decisiva y abrumadora y no puede cargar con los tremendos gastos médicos y las perturbaciones que implicarían los transgénero en el ejército”.

Desde 2016, se aceptó que las personas trans puedan servir abiertamente en las Fuerzas Armadas, después de que la administración Obama acabara con la prohibición. A pesar de eso, los jefes militares estuvieron anunciando sucesivas prórrogas para su incorporación hasta la aprobación en enero de 2019 del decreto que definitivamente vetó a este colectivo del ejército.

No obstante, la reciente sentencia de la Corte Suprema sobre la prohibición de la discriminación laboral en función de la orientación e identidad de género abre de nuevo la puerta a que se permita de nuevo el ingreso de personas trans en el mismo, lo que pondría fin a una ardua batalla llevada a cabo por Trump contra quienes calificó en el pasado de “amigos”.

8. “Nadie ha hecho más por la población afroamericana que Donald Trump, con la excepción, tal vez, de Abraham Lincoln. Soy la persona menos racista del mundo”.

Con estas palabras se definió Trump en el bloque sobre racismo del primerdebate presidencial de las elecciones de EEUU de 2020.Y esta no es la primera vez que se define como la persona menos racista.

Y es una declaración poco creíble de un presidente que ha hecho del racismo y el clasismo parte de sus intervenciones habituales, criminalizando la inmigración, al movimiento Blacks Lives Matter, a los refugiados y cualquier cosa que atisbe a multiculturalidad.

Y esta actitud no es de extrañar, ya que el granero de votantes de Trump se encuentra entre los votantes blancos conservadores de clase media y clase baja. En sus mítines ante esta base de fans ha apoyado teorías de carácter casi eugenésico cuando hablaba de las etnias, recalcando la ventaja de tener buenos genes (refiriéndose a los caucásicos y descendientes europeos).

Incluso ha sido incapaz de condenar a los supremacistas blancos, en el mismo debate, como se muestra a continuación.

7.”‘Proud Boys’, retrocedan y esperen”

Proud Boys participando en una protesta neo-confederada en Pittsboro, Carolina del Norte. Autor: Anthony Crider, 26/10/2019, 13:25:59. Fuente: Flickr (CC BY 2.0)

Proud Boys participando en una protesta neo-confederada en Pittsboro, Carolina del Norte. Autor: Anthony Crider, 26/10/2019, 13:25:59. Fuente: Flickr (CC BY 2.0)

En el primer debate presidencial, Donald Trump fue preguntado sobre el supremacismo blanco y su peligrosidad. El Presidente intento ignorar el tema, diciendo que el verdadero problema era la extrema izquierda, exactamente el “ANTIFA”. Su entrevistador, Chris Wallace, no le permitió escapar del tema, insistiéndole a Trump sobre el peligro supremacista y pidiéndole que los condenara.

Trump preguntó qué grupo se refería, ya que aseguro que “no conocía a ninguno”. El entrevistador habló de los Proud Boys, que se habían hecho famosos por su enfrentamiento contra las milicias negras. El Presidente no los condenó en ningún momento, diciendo de ellos tan solo esta frase, que fue interpretada por mucha gente, incluida los Proud Boys, como una señal de apoyo.

Y es normal, ya que estas milicias blancas, son fuertes entusiastas de Trump y representan una parte importante de su electorado más radical. Su peligro en EEUU es enorme, ya que como informó el FBI, la mayor amenaza terrorista para EEUU hoy procede de los supremacistas blancos.

Tras estas declaraciones a los pocos días y visto el escándalo que se formó, Donald Trump tuvo que rectificar en una entrevista en Fox News: “Condeno a todos los supremacistas blancos, condeno a los Proud Boys. No sé mucho sobre los Proud Boys pero lo condeno

6. “Obama es el fundador de DAESH y Hillary Clinton, la cofundadora”.

Donald_Trump_and_Hillary_Clinton_during_United_States_presidential_election_2016
Donald Trump y Hillary Clinton durante la campaña presidencial de Estados Unidos en 2016. Autor: Obra derivada por Krassotkin, 02/03/2016.
Fuente: Wikimedia Commons. Obras originales de Gage Skidmore. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0) y Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0.).

Hillary Clinton fue en 2016 la rival directa de Donald Trump en las elecciones de ese año. La campaña fue intensamente seguida por los medios del país y de todo el mundo, pasando a la Historia como una de las más polémicas e imprevisibles.

Donald Trump fue protagonista de controvertidas declaraciones y hechos que analistas aseguraron que lo convertirían en un cadáver político. Un ejemplo está en el ataque que lanzó tanto a Clinton como a su predecesor, Barack Obama, durante un mitin de campaña en Florida en agosto de 2016. El entonces aspirante a la Casa Blanca, en el marco de duras críticas hacia su política internacional anti-terrorista, dijo: “DAESH rinde respeto al presidente Obama. Obama es el fundador de DAESH y diría que Hillary Clinton es la cofundadora”.

En aquel momento, el grupo terrorista islámico DAESH (también conocido como ISIS o Estado Islámico), a pesar de estar en un serio retroceso en Irak y en Siria, había realizado varias amenazas tanto a Estados Unidos como a Europa y era una cuestión especialmente sensible.

No sería el primero ni el último ataque a su rival política.

5. “Si gana Biden escuchará a los científicos”

Donald Trump siempre ha rechazado las medidas estrictas de confinamiento, optando por medidas laxas para permitir que la economía siga funcionando, cosa que pese a todo no se consiguió, dejando claro que sin salud no hay economía. Y es que la economía jugaba como la base principal para la victoria del mandatario, cada vez más difícil y alejada en las encuestas.

Así, en su mitin del 19 de Octubre en Carlson City, Nevada, el presidente hablo del error que significaban los confinamientos alentados por la comunidad científica.

Tras esto, cargó contra su rival Joe Biden que siempre ha mostrado una profunda convicción sobre la peligrosidad de la pandemia y de aplicar medidas más restrictivas con esta sorprendente declaración, diciendo que de ser elegido su rival escucharía a los científicos y provocaría una recesión.

Con bastante sorpresa y algo de sorna, el candidato demócrata respondió con un “Si” por Twitter:


Tweet de Joe Biden donde responde a Trump. Autor: captura de pantalla realizada el 30/10/2019 a las 14:12. Fuente: Twitter, cuenta @JoeBiden

4. “Si Hillary Clinton llega a elegir a los jueces, no hay nada que podáis hacer, aunque la segunda enmienda quizá sí”

Durante la campaña de las elecciones de 2016, existía un acalorado debate sobre la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, famosa por defender el derecho individual a portar armas y que ha supuesto intensos y continuos debates. Trump, fiel a la tradición republicana, defiende este derecho, mientras que su rival demócrata, Hillary Clinton, siguió la estela de su predecesor pronunciándose a favor de restringir la tenencia de armas de fuego por parte de la población.

En el marco de dicho debate, a principios de agosto de 2016, en un mitin en Carolina del Norte, Trump dijo: “Hillary quiere esencialmente abolir la Segunda Enmienda. Por cierto, si consigue elegir jueces no va a haber nada que podamos hacer, aunque para la gente de la Segunda Enmienda quizá sí que hay algo. No lo sé”.

Muchísima gente interpretó que dichas palabras eran una incitación al uso de la violencia contra Hillary Clinton para evitar que pudiese nombrar a los jueces de la Corte Suprema y así puede que conseguir una sentencia favorable en contra de la Segunda Enmienda. Aunque el equipo de campaña de Trump se apresuró a matizar sus palabras, éstas generaron un amplio rechazo incluso entre las filas republicanas.

Ataques en diferentes sentidos fueron lanzados por Trump en varias ocasiones contra Clinton. Otra de las más sonada fue cuando en julio de 2015 a través de Twitter dijo: “Si no puede satisfacer a su marido ¿cómo piensa satisfacer a América?”, en una clara alusión a las infidelidades sufridas por su marido, el ex-presidente Bill Clinton, durante su mandato entre 1993 y 2001 en el polémico Caso Lewinsky.

3. “Va a haber un fraude de una magnitud jamás vista”, “voto por correo, hacen trampa con eso”, “en lo que se refiere al voto por correo, eso es un desastre”

El mandatario estadounidense ha sido enormemente crítico con el voto por correo, diciendo que es una manera de manipular las elecciones y pidiendo a los estadounidenses que no voten de esta manera. Una teoría que no tiene ningún sentido ya que el voto por correo en EEUU lleva vigente desde el siglo pasado y contando también con el, Trump ganó las elecciones de 2016

Pese a sus declaraciones, el voto anticipado supera ya los 80 millones de votantes, que son más de la mitad del total de votantes de 2016 (60%). Este voto se espera que sea mayoritariamente demócrata, y que los republicanos jaleados por el presidente y con menor temor al coronavirus, voten presencialmente en los colegios electorales.

Atacando el voto por correo, Donald Trump se prepara para invalidar las elecciones si el voto presencial le da la victoria y rechazar el traspaso de poderes de forma voluntaria y pacífica, como ya ha avisado el mandatario.

Con el temor de que Donald Trump se proclame ganador tras solo contar los votos físicos, Facebook y Twitter están preparando medidas para que ningún candidato se proclame ganador hasta que no estén todos los votos contados.

2. “Si eres famoso puedes coger a las mujeres por el coño”.

MegynKelly_interview_Trump_captura-pantalla-16-06-2020-17-16
Megyn Kelly entrevista a Donald Trump en la cadena Fox. Autor: Captura de pantalla realizada el 16/06/2020 a las 17:16h. Fuente: Factba.se

Pese a todo lo anterior, sus salidas de tono más polémicas han sido los comentarios sexistas y machistas, tanto del pasado como actuales, que a día de hoy siguen enmarcando las críticas hacia el mandatario.

Su actitud de desprecio hacia las mujeres se ha manifestado en multitud de ocasiones, pero probablemente ninguna es tan clara y evidente como en el vídeo revelado por el periódico The Washington Post en 2016 sobre una conversación de 2005 en la cual Donald Trump presumía de los enormes privilegios que tenía debido a su fortuna. En una de las tantas afirmaciones que hizo durante los poco más de tres minutos de duración del mismo, declaraba que “Cuando eres una estrella, te permiten hacer lo que quieras. Puedes hacer lo que quieras. Agarrarlas por el coño… Puedes hacer cualquier cosa…”.

Declaraciones machistas similares ha seguido haciendo también los últimos años. Sobre esto se pronunció laperiodista Megyn Kelly, que le preguntó en la cadena Fox sobre los insultos que había lanzado a algunas mujeres a las que tachó de “puercas gordas, zorras y animales repugnantes” en un debate durante la campaña de 2016. Al finalizar, dijo: “Uno podía ver que la sangre le salía por los ojos, que le salía por todas partes”, lo que se interpretó como una referencia a que estaba alterada por tener la menstruación. Más tarde, matizó sus palabras.

En cuanto a los insultos referidos por Kelly, se encuentran especialmente dos casos: por un lado, un tweet publicado el 28 de agosto de 2012 donde decía “Arianna Huffington (periodista fundadora del periódico Huffington Post) es fea por dentro y por fuera. Entiendo que su ex-marido la dejase por un hombre. Tomó una buena decisión”; y, por otro lado, por sus palabras a la presentadora de televisión Rosie O’Donnell: “Es desagradable tanto por dentro como por fuera. ¿Cómo está en televisión? Si yo dirigiese “The View”, la despediría. Quiero decir, miraría directamente a su cara gorda y fea y le diría “Rosie, estás despedida”. Todos somos un poco regordetes pero Rosie es peor que muchos de nosotros».

Y son solo un par de ejemplos de entre una maraña de insultos y exabruptos.

1. Las inyecciones de desinfectante para curar el coronavirus.

La gestión del mandatario estadounidense de la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus está siendo ampliamente criticada por la comunidad internacional, medios y rivales políticos por igual. Tanto es así, que poco a poco ha tenido que ir desdiciéndose ante su evidente pérdida de popularidad en las encuestas, tal y como está ocurriendo con sus homólogos Jair Bolsonario y Boris Johnson, en Brasil y Reino Unido respectivamente.

No obstante, para no faltar a su costumbre, ha dejado para la posteridad un buen compendio de barbaridades, repletas de falsedades y teorías de la conspiración que han traído de cabeza a la comunidad científica, como llegar a decir que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estaba comprada por China, a pesar de que Estados Unidos ingresaba diez veces más dinero a la entidad que el país asiático.

Sin embargo, la declaración que con toda probabilidad se volvió más viral, especialmente por sus repercusiones, fue cuando dijo públicamente el 23 de abril de 2020 que: “Yo creo que el desinfectante acabaría con él (el coronavirus) en un minuto. ¿Hay algún modo de que se pueda hacer algo, introducirlo con una inyección o algo así? Entraría en los pulmones y haría un tremendo efecto en los pulmones, de modo que sería interesante comprobarlo“. Después, añadió: “Pongamos que golpeamos el cuerpo con una luz tremenda, ultravioleta o simplemente muy potente…Y supongamos que puedes meter luz en el cuerpo, a través de la piel o de alguna otra manera. Creo que vas querer probarlo (…). Me gustaría que hablaras con los médicos para ver si hay alguna manera de aplicar luz y calor para curar”.

La expresión de la epidemóloga que lo acompañaba en ese momento dio la vuelta al mundo, así como la respuesta de su principal rival en las próximas elecciones presidenciales, Joe Biden: “No me puedo creer que deba decir esto, pero por favor, no beban lejía”.

Pero por muy ridícula que sea esta intervención, no es cosa de risa: más de 100 personas tuvieron que ser ingresadas en el hospital por inyectarse lejía en el cuerpo.

Un capítulo más en la enfermiza carrera política del magnate.

BONUS TRACK: “No tendremos otra opción que destruir Corea del Norte.”

Aunque se había establecido que este artículo iría sobre la selección de las diez intervenciones más polémicas y surrealistas de Donald Trump, no se puede escribir sobre este tema sin hacer alusiones a la guerra que lanzó el mandatario entre 2017 y 2018 a través de su cuenta de Twitter.

Y es que, desde enero de 2017, Corea del Norte ha realizado unas seis pruebas de armamento nuclear. Las respuestas de Donald Trump a través de la red social no han hecho más que tensar desde aquel momento las relaciones entre ambos países, especialmente debido a los insultos y amenazas que ha profesado por este medio.

Su declaración más polémica, sin embargo, fue en la ONU en septiembre de 2017, cuando dijo: “No se puede aceptar que esta banda criminal se arme con misiles nucleares. Tenemos una gran paciencia pero si nos vemos obligados a defendernos o a defender a nuestros aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente Corea del Norte”. Además, también calificó a Kim Jong-Un, el presidente del país, “hombre cohete” que está en “una misión suicida”.

Aunque este discurso generó polémica, viral se hizo el tweet que escribió en 2018: “El líder norcoreano Kim Jong-un acaba de decir que el ‘botón nuclear está sobre su mesa todo el tiempo’. Puede alguien de su régimen agotado y hambriento decirle que yo también tengo un botón nuclear y que es mucho más grande y poderoso que el suyo”.

Este intercambio de exabruptos y amenazas que no dejan de poner en juego las vidas de cientos de miles de personas entre dos jefes de estado a través de redes sociales han alertado a analistas y expertos en política internacional sobre la degradación que supone de las relaciones diplomáticas y la mala imagen de la política internacional, que redunda a su vez en una pérdida de confianza de la ciudadanía.

Por su puesto, todavía se podría decir más. Pero resulta más que evidente que la extrema derecha, como ya ocurrió en el pasado, ha venido para degradar la política, apelar a los bajos instintos, romper con todos los consensos y usar el populismo de la peor manera para imponer una agenda política en favor de intereses ajenos a la ciudadanía.

Una degradación en la que no se puede caer y que, ahora más que nunca, hay que dejar Al Descubierto.

Al Descubierto
Publicidad