Felipe VI al lado de su nuevo coche. Foto de El Español

El modelo, un un Clase S, fue adquirido a Mercedes Benz Retail S.L. a mediados de 2019 en una adjudicación negociada sin publicidad.

La Casa Real acaba de estrenar un Mercedes de última generación con un valor de 454.500 euros sin impuestos, que se caracteriza por tener el mayor blindaje posible desarrollado por la marca alemana.

Tal y como apunta El Español, se trataría de un S 600 Guard con una seguridad VR10 capaz de tolerar incluso «un ataque con rifles de asalto y balas de acero endurecido», algo que logra con su composición de aceros específicos y otros materiales como el policarbonato de las ventanas.

El vehículo ha pasado a engrosar el Parque Móvil del Estado, el órgano encargado de la administración y gestión de los automóviles y de prestar los servicios de transporte de pasajeros de la Administración General del Estado y demás entidades, por lo que no lo han pagado sus reales usuarios, lo hemos pagado entre todos.

La compra fue realizada a mediados de 2019, pero no se conoció el valor del coche hasta el mes de marzo de 2020. Se adquirió con el fin de que estuviera al servicio «de forma preferente» del Rey, de la Familia Real en sus viajes y desplazamientos oficiales, así como para otros jefes de Estado extranjeros en sus visitas a España.

Mercedes-Benz ha sido la única empresa que presentó una propuesta, ya que el procedimiento seguido fue el de adjudicación negociada sin publicidad, es decir, que no se convocó un concurso público al que se pudieran presentar diversas ofertas. Una adjudicación a dedo.

Publicidad