Lentejas: si quieres las comes, y si no también