Los conflictos entre humanos lastran la protección del lobo