Los efectos secundarios de las pastillas del colesterol podrían estar solo en nuestra mente