Texto de Carmela Dentice.

«Mamá, en el colegio estamos aprendiendo sobre Hitler. ¿Como podía ser la gente tan idiota y votar a una persona como él?».

«Porque prometió soluciones fáciles».

«¿Qué significa eso, mamá?».

«Mira, eso funciona así: digamos que quieres el poder. Para esto necesitas votantes. Estos necesitan una razón para votarte. La razón más fácil es: les haces sentir miedo por algo».

«¿Y cómo funciona eso, mamá?».

«Pues les tienes que dar un enemigo. Uno a quien odian y a quien le tienen miedo. Digamos: los que llevan gafas por ejemplo».

«¿Por qué los que llevan gafas?».

«¿Sabías que el 65% de todos los crímenes son cometidos por gente que lleva gafas? ¡Y la policía no hace nada en contra de ello! ¡Encima los ayuda, los protege!».

«¡¡¡Increíble!!! Esto es una locura! ¿Y qué se puede hacer?».

«Ya has caído en la trampa. No has dudado de que lo que te cuento es falso aunque me acabo de inventar los porcentajes».

«Eh… pero, ¿cómo se podría comprobar eso?».

«En los tiempos de Hitler eso era más complicado, pero hoy en día necesitas únicamente buscar un poco en Google. O pensar simplemente. ¡Los peores son los que llevan gafas y tienen una edad entre 20-30 años! ¡Hace poco alguien de estos mató a otra persona y solo le han dado terapia!».

«Mamá, pero, ¿eso te lo has acabado de inventar de nuevo no?».

«¡Que va! ¡Puedes mirar en Facebook! ¡Lo está compartiendo todo el mundo! ¿De verdad crees que miles de personas lo compartirían si fuera falso?».

«Uff… ¿y qué podemos hacer en contra de eso?».

«Seguir compartiendo, salir a la calle, ¡demostrar! A los que llevan gafas hay que encerrarlos para que volvamos a estar seguros».

«¿Pero eso en nuestro país se puede hacer?».

«¿Qué te parece más importante? ¿De defender los derechos de estos delincuentes o que se defienda a nuestro pueblo?».

«No sé… nuestro pueblo es más importante, ¿verdad?».

«¡Claro! ¡Y para esto hay que cambiar leyes! La policía, la guardia civil, el militar: a todos hay que darles más poder para que volvamos a estar seguros. Necesitamos una mano fuerte que nos proteja a nosotros y a nuestra libertad. ¿Entiendes?».

«Suena bastante lógico…».

«¿Ves?… y así funciona: primero necesitas un culpable. El grupo no puede ser demasiado grande ni demasiado pequeño. Después buscas crímenes que comete gente de este grupo. En cualquier grupo siempre existen crímenes. Si no encuentras nada o demasiado poco pues inventas algunos y los mencionas y repites hasta que te crean y lo comparten. Luego viene la ira del pueblo y eso lo tienes que dejar fluir. Luego ganas una votación y cambias leyes. En algún momento llega el punto donde la ley ya no protege, pero somete. Pero de eso no se habrán dado cuenta y cuando lo notan ya tienes un régimen autoritario. Mira como pasó eso en Alemania».

«Y, ¿cómo podemos prevenirlo?»

«¡Pensamiento crítico! ¡Pensar! No tener miedo de no creer todo lo que te cuentan. ¡Cuestionar todo y comprobarlo! Y no participar en campañas de difamación. ¡De repente los que llevan gafas ya no serán una amenaza!».

«Mamá, ¿por qué no llevas tus gafas?».

Tú eres nuestro mejor medio de difusión. Difunde la palabra.
Puedes encontrar más textos en Miss & Mister You


Ayúdanos a seguir ofreciendo Spanish Revolution
Transparencia económica - Sin tu ayuda, Spanish Revolution desaparecerá