Los trabajadores de primera línea ponen voz y rostro a sus organizaciones frente al público