Este fiscal anticorrupción investiga desde hace tres años el caso Villarejo, donde se inscribe el caso Dina

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Luis Navajas, teniente fiscal del Tribunal Supremo, ha pedido disculpas por sus declaraciones “desafortunadas” e “imprudentes” contra el fiscal Ignacio Stampa Fuente, que investiga el caso Dina, el robo de un teléfono móvil propiedad de una asesora del líder de Podemos, Pablo Iglesias y la difusión de su contenido.

Navajas señala que basó sus acusaciones en informaciones falsas, publicadas entre otros medios por Ok Diario, el digital que dirige Eduardo Inda al que Navajas concedió la primera entrevista donde descalificó a Stampa.

En un escrito registrado esta mañana en la Fiscalía General del Estado, el fiscal Navajas señala: “Los días 19 y 21 de septiembre me realizaron sendas entrevistas en Ok Diario y Onda Cero en las que vertí algunas manifestaciones extremadamente desafortunadas, vinculadas a la trayectoria profesional de D. Ignacio Stampa Fuente, fiscal en situación de comisión de Servicios en la Fiscalía Anticorrupción, manifestaciones relacionadas con el denominado caso Tándem, desafortunadas por imprudentes por cuanto que en ese momento me limité a hacerme eco de anteriores publicaciones periodísticas que ahora sé que eran rotundamente falsas en lo que al señor Stampa Fuente se referían, sin hacer las comprobaciones a que por mi cargo estaba obligado”.

Preguntado por la relación sentimental sin prueba alguna entre el fiscal Stampa y una abogada de Podemos, el teniente fiscal Navajas declaró a Ok Diario: “Cuando me enteré me dio asco. Pero yo no soy ni el fiscal general del Estado ni el fiscal inspector. Yo sé lo que yo hubiese hecho: le hubiese apartado de la comisión y le hubiese devuelto a su Fiscalía de Canarias, de donde creo que vino, y ya está».

«Porque cuando el cirujano abre y ve un tumor, el tumor hay que quitarlo», señaló el teniente fiscal, que continúa: «Vomité, vomitamos cuando nos enteramos por los periódicos de lo de la abogada y sobre si tenía relación. Eso nos dio un asco tremendo y yo me pronuncié y se lo dije a la fiscal general del Estado: ‘Este tío hay que… vamos a ver'».

«Yo respondo de mi parcela y yo sé lo que yo hubiese hecho, y también sé lo que haría para evitar el problema: cada cinco años estos fiscales deberían pasar un examen y entonces los Stampas serían un problema que durarían cinco años”, afirma.

Este fiscal anticorrupción investiga desde hace tres años el caso Villarejo, donde se inscribe el caso Dina, una de las 27 piezas separadas abiertas en ese sumario de la Audiencia Nacional.

 

Publicidad