Los representantes de la Comunidad de Madrid instalaron, como algo novedoso, dispensadores de gel hidroalcohólico en distintas paradas del Metro de Madrid. No es necio el que hace la necedad, sino el que, hecha, no la sabe encubrir.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Moscú, 17 de mayo. Llevar mascarilla y guantes es obligatorio en todo el transporte público de la capital. El departamento de transportes de la ciudad ha decorado un tren de su línea circular con una enorme y llamativa mascarilla blanca, para concienciar.

La capital ha implantado un sistema de salvoconductos digitales en forma de código QR vinculados a la tarjeta de transporte. Son obligatorios para transitar por la ciudad y así se registran en los tornos del metro.

El departamento de transporte ha reforzado el uso de cámaras de videovigilancia con sistema de reconocimiento facial en más estaciones de metro. Entre el martes y el miércoles, los dos primeros días de mascarilla obligatoria, la policía multó a 200 pasajeros que no llevaban la nariz y la boca cubiertas. 

Moscú es una ciudad profundamente tecnológica y el Ayuntamiento tiene incluso una web en la que se puede consultar en tiempo real cuánta gente cumple con la mascarilla y los guantes, que además se venden en las taquillas, donde se puede uno servir gel desinfectante gratis.

Madrid, 22 de septiembre. A media mañana la Comunidad de Madrid convocaba a la prensa para anunciar nuevas medidas de seguridad en el Metro de Madrid. Es importante la foto. El escenario elegido: la estación de Avenida de América. Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid y Ángel Garrido, consejero de Transportes, aparecían juntos, directos a rociarse las manos con un dispensador de hidrogel colocado en estos días.

«Se trata de echarse el gel a la entrada y a la salida del Metro», explicaba el consejero de Transportes, quien asegura que con los nuevos dispensadores se llega a un «50% de los usuarios del metro».

Aguado, quizás consciente de que se esperaban otras medidas, ha intervenido para pedir que no se demonice el transporte público. «Los contagios no se producen en el transporte público. Se producen en reuniones familiares y sociales», ha insistido intentando llevar el asunto por otros derroteros. 

Entre una situación y otra hay 4 meses de diferencia, 4106 kilómetros de distancia y una abismal diferencia sobre cómo gestionar una crisis sanitaria. «No es necio el que hace la necedad, sino el que, hecha, no la sabe encubrir», que decía el escritor Baltasar Gracián.

Publicidad