Malena Contestí ha sido diputada durante la corta legislatura que se ha cerrado en el Congreso. Durante estos cinco meses ha visto por dentro al partido de extrema derecha y ha decidido abandonar la política enviando una dura carta hacia su ya ex partido: «Vox no es un partido político, es un movimiento extremista y antisistema».

Según esta carta la formación de Santiago Abascal impone «un dogmatismo que golpea como un yunque en todos aquellos ideales que parecieron hacer a Vox necesario».

En la carta ha anunciado que «renuncia a liderar ninguna de las listas de VOX de cara a las elecciones del próximo 10 de noviembre».

Contestí también habla de las relaciones de VOX con el partido de Matteo Salvini, La Liga. Hace unos días Santiago Abascal se reunió con el político italiano en Roma después de dejar su cargo como vicepresidente y ministro de Interior del Gobierno de Italia: «He sentido profunda vergüenza viéndome relacionada con un oportunista independentista como Salvini».

La mujer es criminalizada cuando aborta, a colectivos LGTBI y la inmigración

Malena ha sido clara también a la hora de señalar a VOX como un partido que criminaliza a las mujeres: «A la mujer que pasa por el trauma de abortar, sin atender a sus circunstancias, dirigiéndose a la posibilidad incluso de estatalizar a los niños, o irrumpiendo en minutos de silencio con pancartas políticas».

Sobre la homofobia del partido que utiliza «obviedades como ‘los derechos de todos ya están protegidos en la Constitución’, con el objetivo de que derechos adquiridos como el matrimonio entre homosexuales se conviertan en el derecho a hacer ‘lo que quieras mientras yo no lo vea’, en una vuelta al armario. Viendo como una foto con la bandera del movimiento gay es motivo de expulsión del partido».

Además ha señalado que el partido de extrema derecha aporta datos falsos a la hora de hablar de inmigración porque «manipula la realidad para vincular directamente el terrorismo con la inmigración, con el único fin de atacar a todas aquellas organizaciones que no participan de ese proselitismo confesional internacional al que Vox pertenece».

Hace más de un mes señaló el descontrol económico de la formación en Baleares

El 7 de agosto de este mismo año Malena señaló que Vox recibió diversas donaciones pero ella, como tesorera de la coalición Actúa Baleares, nunca pudo ejercer el control contable sobre este dinero ante la negativa de la dirección a pasarle la información.

La ex tesorera de Actúa Vox dejó constancia ante notario de que le resultó «absolutamente imposible» desarrollar su trabajo «dadas las muchas trabas encontradas, la imposibilidad de acceder a los datos bancarios, facturas, certificado digital, datos de donantes, etcétera».

Cinco miembros de la cúpula de Vox en Baleares se pusieron sueldos camuflados como falsas asesorías. Asegura que el presidente de Vox Actúa Baleares, Jorge Campos, se asignó una dieta de 2.350 euros al mes mientras que el secretario general, Sergio Rodríguez, recibía 2.000 euros al mes. La ahora diputada en el Congreso Malena Contestí cobraba 1.600 euros y la diputada en el Parlament y concejal Idoia Ribas, 1.000 euros. Finalmente, Sandra Barceló, concejal en Cort, percibía 2.000 euros mensuales. Cobraron estas dietas en concepto de asesorías al partido.

La dirección de Vox llegó a asegurar que desde el Comité de Garantías del partido analizarían «las responsabilidades de quienes de forma intencionada, o incluso de buena fe, han participado en este intento de voladura de Vox», aunque por ahora parece que no se ha hecho nada.

Lee la carta de la diputada de Vox Malena Contestí

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.