El ex asesor de Ciudadanos ha mentido indicando que Manuela Carmena ha tirado de privilegios, recibiendo un respirador en su domicilio.

Luis Pérez, Alvise Pérez en las redes, ex jefe de gabinete de Toni Cantó y ex asesor de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana, incendia las redes sociales con ataques de todo tipo. Suele atacar a Podemos y al PSOE, al feminismo, al independentismo, etc., y sus comentarios suelen rayar el machismo rancio, la xenofóbia o la difamación más vergonzosa.

Varios medios de derecha, cada vez menos, se hacen eco de sus bulos, dañinos hasta cierto punto dada la baja credibilidad del personaje en cuestión. Sin embargo, en estos tiempos de incertidumbre y tensa espera, las invenciones son más indecentes si cabe, y así ha sido con su última mentira.

«¿Sabéis qué ex-alcaldesa de 76 años ha recibido en su casa un respirador personal de la empresa ‘VitalAire’ para evitar acudir a un Hospital Público y hacer cola como el resto de españoles? Os doy una pista: No informará de ello ni @LaSextaNoticias ni medio alguno de izquierdas», publicó Alvise Pérez en su cuenta de Twitter.

En la foto que incluía podía verse una furgoneta de la empresa VitalAire, una empresa dedicada específicamente a la atención y cuidado de los pacientes domiciliarios con necesidad de terapias respiratorias, en la calle. Pérez da a entender que el vehículo se encuentra delante de la casa de la ex alcaldesa de Madrid Manuela Carmena.

La respuesta de Carmena no tardó el llegar, dada la alusión directa: «Alvise, no te conozco y no sé qué motivos tienes para publicar esta calumnia. No estoy enferma y no he recibido ningún respirador. En estos momentos de preocupación y de esfuerzo colectivo de nuestro país por superar la pandemia, actitudes así no ayudan. Debería darte vergüenza.»

Dada la magnitud de lo que se acusa a Carmena en estos tiempos de escasez, la ex jueza ha acudido a Hora 25 de la Cadena SER para desmentir a Alvise.

Un difamador en red

El jefe de gabinete de Cantó usa para ganar seguidores e influencia ideas ya apolilladas como la de difamar a Podemos sobre su vinculación del Gobierno de Venezuela con Podemos,  comparaciones simples y aniñadas entre países con gobiernos capitalistas y comunistas o con la prostitución. 

Sus opiniones están a menudo poco formadas y llenas de errores. Suele ser corregido y borra a menudos sus tweets. El usuario de Twitter Alvaro Cotobal explicaba en un imprescindible hilo de Twitter la forma de tergiversar la realidad aportando datos falsos para hacer un tuit con miles de compartidos.

Publicidad