Más allá del Brexit, Reino Unido y la UE siguen obligados a entenderse