José Francisco ha trabajado 27 en Mercadona y ha sido despedido por «lucrarse» comprando pollo para sus perros.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

José Francisco Sánchez Guerrero, quien ha trabajado 27 de sus 51 años en Mercadona, ha sido despedido por comprar cuatro bandejas de carcasas de pollo rural que iban a ser desechadas.

El 12 de septiembre compró el pollo para sus perros, que iba a ser tirado a la basura esa misma noche y tenían un descuento extraordinario del 50%, que él mismo había aplicado, así que le costaron 1,25 euros/kilo, en lugar de los 2,50 euros/kilo. En lugar de pagar 5,02, se llevó todo por 2,51.

A José Francisco le tocó trabajar ese día en charcutería y carnicería y se dio cuenta de que había una gran cantidad de productos que debían ser descartados al final de la jornada, así que adoptó la dinámica habitual: ofrecer descuentos de liquidación. 

Hacia la hora de cierre, aplicó más liquidaciones a clientes y compañeros, y ya cerca de las nueve y media cometió un «error» que le ha costado el trabajo: en vez de aplicar el descuento habitual, de hasta el 20%, rebajó el 50%. Las cuatro bandejas de carcasas de pollo, que costaban 5,02 euros, pasaron a costar 2,51 euros.

El 16 de septiembre la empresa le entregó la carta de despido, alegando un «claro ánimo de lucrarse y de beneficiarse de ese precio privilegiado que usted se ha puesto». 

La carta relata el incidente de las carcasas de pollo. Se acusa al trabajador de liquidar «de forma consciente y premeditada» el precio de cuatro bandejas del producto carcasa de pollo rural a un 50% y señala que esto ya es un incumplimiento «muy grave» de los «métodos». «Se descubre que esos productos que liquidó al 50% son comprados por usted al finalizar el turno».

El abogado del trabajador solicitará la nulidad del despido y su readmisión o que, si no, se declare improcedente. Además, alega que se han vulnerado sus derechos fundamentales, por lo que pide una indemnización.

Publicidad