Moviéndonos somos menos vulnerables a la COVID-19 a cualquier edad