Miles de médicos y maestros hondureños salieron este jueves a las calles para protestar en contra de la privatización de los servicios públicos de salud y educación. En medio del paro nacional, que resultó en una jornada violenta, algunos manifestantes fueron reprimidos por militares y policías con bombas lacrimógenas.

“La dictadura va a caer” y “fuera Juan Orlando Hernández”, son algunas de las proclamas que se han podido escuchar durante las protestas. Miles de jóvenes se unieron al primer día de paro nacional, que se extendió hasta el viernes y fue convocado por una Plataforma de Defensa de la Educación y la Salud Pública, encabezada por líderes de los gremios educativo y médico.

Los manifestantes, conformados principalmente por el Colegio de Médicos de Honduras y los diferentes colegios magisteriales del país, piden la derogación de dos decretos aprobados en julio del año pasado que permitirían la privatización de la educación y del sistema de salud, además de permitir despidos masivos.

Desde finales de abril pasado, más de 10.000 estudiantes, médicos y maestros se han movilizado en varias ciudades del país para rechazar las reformas promovidas por el Gobierno de Hernández.

Según medios locales, los principales puntos de protesta este jueves fueron en Tegucigalpa, San Pedro de Sula, La Paz, donde los habitantes bloquearon las vías y se enfrentaban con los cuerpos policiales. El resultado de la jornada fue de 25 heridos, tantos policías como manifestantes, que fueron llevados a hospitales locales.

No es la primera vez que profesores y médicos protestan en las calles hondureñas. Este mismo lunes 27 de mayo intentaron llegar a la Casa Presidencial, pero también fueron dispersados con gases lacrimógenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.