La Nueve era el nombre de la compañía integrada por 146 soldados españoles que habían perdido la guerra civil pero se alistaron con las tropas aliadas para liberar Europa del fascismo.

Esta madrugada ha fallecido con 99 años por coronavirus en Strasbourg (Francia) Rafael Gómez Nieto, el último de la Nueve de los republicanos españoles que tomaron París a los nazis y después el Nido de las águilas de Hitler en Baviera.

Gómez Nieto estuvo en la Batalla del Ebro y en Serós y al perder la guerra pasó a Francia y acabó en el campo de Saint-Cyprien, mientras que su padre fue al de Argelés. Tras cuatro meses confinados, ambos lograron salir a Argelia con papeles falsos.

Cuando los aliados desembarcan en el norte de África, Rafael se alistó a un cuerpo de apoyo a los combatientes franceses. En mayo de 1943 Philippe Leclerc forma una división blindada y Rafael entra en la 9ª compañía, formada casi exclusivamente por españoles. Se traslada a Gran Bretaña y el 4 de agosto de 1944 desembarcan en la playa de Utah en la operación al mando del general Patton.

Dada su experiencia de combate fueron la punta de lanza del asalto a París que se produjo el 24 de agosto. Rafael conducía un halftrack con el nombre de Guernika. Los aliados siguieron en la lucha y el 23 de noviembre liberaban Estrasburgo y recuperaron la Alsacia. Lo que quedaba de la Novena participó también en el asalto el 5 de mayo de 1945 al Nido del Águila, el búnker donde se refugiaba Hitler.

El combatiente regresó a Orán tras la guerra, donde trabajó como zapatero. En Argelia vivió diez años, se casó y tuvo cuatro hijos. En 1955 regresó a Europa y se instaló en Estrasburgo donde ha vivido desde entonces.

Rafael ha fallecido sin un homenaje en la desagradecida España. En los últimos años fueron múltiples las iniciativas presentadas por Izquierda Unida para dar un merecido homenaje por su participación en la Segunda Guerra Mundial, reconocimiento que sí le dio su país adoptivo, donde fue distinguido hace unos años con la Legión de Honor de Francia en 2012 y con la medalla de Vermeil, la máxima distinción del Ayuntamiento de París.

Publicidad