El dictador genocida no merecía tan exquisita atención, más bien todo lo contrario

Discreto y rápido. Estos han sido los adjetivos empleados una y otra vez por la vicepresidenta Carmen Calvo a la hora de calificar cómo iba a ser el dispositivo del Gobierno en funciones para exhumar los restos del dictador Francisco Franco. Hoy, 24 de octubre de 2019, ha llegado el día de sacar el finado dictador de su mausoleo, sin embargo, lo que debería ser una acción sin difusión y sin fecha, se ha convertido en una ingente cantidad de imágenes y vídeos que han servido para homenajear a Franco.

Si bien no hubo ni imágenes ni medios de comunicación en el momento de la exhumación para, en palabras de Calvo, «garantizar la intimidad de la familia» y evitar así «un espectáculo», todas las televisiones mostraron como salía el dictador fascista a hombros de su familia.

La Ley de Memoria Histórica. Art. 16.2. Valle de los Caídos: «En ningún lugar del recinto podrán llevarse a cabo actos de naturaleza política ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas, o del franquismo». Sin embargo, toda la situación, desde la reunión familiar en el Valle de los caídos, hasta la inmensa recepción fascista en el cementerio de Mingorrubio, ha sido una oda al dictador.

El Gobierno del PSOE ha permitido a la familia que lleve a Franco a hombros, un ataúd con un crespón con la bandera que supuestamente nos representa a todos, ha consentido a Francis Franco, nieto del dictador, que lleve una bandera preconstitucionalista, se han permitido «¡vivas!» a Franco con total impunidad e incluso se ha permitido que Tejero, autor del intento de Golpe de Estado del 23F con el que se pretendía regresar a la dictadura, cruzar a una zona a la que solo se podía acceder con acreditación honrando

«No termino de comprender bien qué hacen los miembros del Gobierno y otros representantes de la democracia asistiendo solemnemente a lo que es ya claramente un homenaje al dictador por parte de familiares y otros fascistas. El genocida no merece ese gesto ni tan exquisita atención», lamentaba Alberto Garzón, Coordinador Federal de Izquierda Unida.

«Se les ha permitido sacar a Franco a hombros. Con una corona con crespón con la bandera de España. Con la Laureada de San Fernando tapando el féretro. Gritar Vivas a Franco. Llevar una bandera fascista. ¿Qué clase de reparación es esta?», indicaba el periodista Antonio Maestre.

Publicidad

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.